top of page
Buscar
  • Foto del escritorAsocMexDiabetes

Lista de estudios que debes realizarte si vives con diabetes


"La clave para el tratamiento de la diabetes es tu participación y

el compromiso con tu salud"


Existen 7 comportamientos básicos del autocuidado que las personas que viven con diabetes deben internalizar y vivir todos los días. La reducción de riesgos es uno de los 7 comportamientos del autocuidado y se basa en la toma de decisiones efectivas para la prevención o el retraso del desarrollo de las complicaciones crónicas (a largo plazo) de la diabetes, como son: enfermedad de los ojos (retinopatía diabética), enfermedad de los riñones (nefropatía diabética), enfermedad del corazón (enfermedad cardiovascular), enfermedad de los pies (pie diabético), etc. Asimismo, la diabetes es una condición que, con mucha frecuencia, se acompaña de comorbilidades, es decir, de otras enfermedades: 48.1% de las personas con diabetes tiene hipertensión arterial; 40.4% tiene obesidad y 50.4% tiene dislipidemia (colesterol y triglicéridos elevados). Dichas comorbilidades incrementan el riesgo de tener enfermedades del corazón, del cerebro, de los ojos y de los riñones.


La glucosa es un parámetro muy importante en el manejo de la diabetes porque, cuando se encuentra muy elevada por periodos prolongados, puede favorecer el desarrollo de las complicaciones crónicas, sin embargo, la glucosa no es el único factor en el que se debe poner atención y es necesario dar seguimiento a otros factores que se relacionan con el desarrollo de las complicaciones de la diabetes, es decir, no basta con realizar determinaciones de glucosa, sino que también es importante realizar diferentes estudios de manera regular con la finalidad de detectar complicaciones de manera temprana.


Dentro de los estudios más importantes se encuentran:


  • Hemoglobina glucosilada (HbA1c): Es una herramienta muy útil que se utiliza para evaluar el manejo glucémico. La medición de la hemoglobina glucosilada refleja un promedio de la concentración de glucosa en los últimos 3 a 4 meses. Tener elevada la hemoglobina glucosilada pone en riesgo de desarrollar complicaciones de la diabetes. Este examen debe realizarse, como mínimo, dos veces al año.


  • Química sanguínea: Este estudio se debe realizar en ayuno y sirve para determinar diversas alteraciones en el cuerpo. Se puede conocer la cifra de glucosa sanguínea, así como de los lípidos, es decir, el colesterol total, el colesterol HDL (bueno), el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos. Tener los lípidos alterados eleva el riesgo de tener una enfermedad del corazón o del cerebro, por ejemplo, infartos. En la diabetes tipo 2 hay un patrón de lípidos característico: Triglicéridos elevados, colesterol LDL (malo) elevado y colesterol HDL disminuido. El estudio de los lípidos debe realizarse de manera anual desde el momento del diagnóstico. En caso de que estén alterados el médico podría solicitarlos con más frecuencia.


  • Examen general de orina: Es de utilidad para detectar, entre otras cosas, alteraciones en los riñones, infecciones en las vías urinarias o si hay glucosa en la orina.


  • Medición de presión arterial: Como se mencionó antes, la hipertensión arterial es una condición que frecuentemente se asocia con la diabetes y puede contribuir al daño al corazón, riñones, ojos y cerebro, por lo que es muy importante detectarla y controlarla a tiempo. Es muy importante que tu médico mida tu presión arterial en el momento del diagnóstico de la diabetes y en cada consulta médica.


  • Examen de los ojos: Este estudio es muy sencillo y no causa dolor ni molestia alguna y es de mucha utilidad para detectar complicaciones como retinopatía diabética, la cual puede causar pérdida de la vista si no se detecta a tiempo. Si vives con diabetes tipo 1 deberás realizar este examen de manera anual a partir de los 5 años de tu diagnóstico de diabetes; si vives con diabetes tipo 2 deberás realizarlo de manera anual desde el momento de tu diagnóstico de diabetes.


  • Examen de microalbuminuria: Es un estudio que sirve para detectar alteración en los riñones a través de la detección en la orina de una proteína llamada albúmina. Dicha proteína se encuentra en la sangre, pero cuando existe alguna alteración renal, entonces la albúmina aparecerá en la orina, así que el examen de microalbuminuria es de mucha utilidad para detectar daño renal de manera temprana en personas con diabetes. En diabetes tipo 1 este examen debe realizarse de manera anual a partir de los 5 años del diagnóstico de diabetes o a los 10 años de edad del paciente, lo que ocurra primero. En diabetes tipo 2 debe realizarse de manera anual a partir del diagnóstico de diabetes.


  • Exploración de los pies: Consiste en una serie de pruebas sencillas e indoloras que el médico realiza en el consultorio con la finalidad de detectar alteraciones en los nervios de las piernas y pies. El médico realizará una inspección y revisará los pulsos, los reflejos y la sensibilidad de los pies. Este examen debe realizarlo el médico al menos una vez al año y en cada consulta en pacientes con factores de riesgo, tanto en diabetes tipo 1, como en diabetes tipo 2.



Las complicaciones de la diabetes causan afectaciones en la calidad de vida, por lo que todas las personas deben hacer estos estudios para detectar de manera temprana cualquier complicación relacionada con la diabetes, de esta forma, se puede implementar un tratamiento oportuno para evitar que la complicación progrese y cause daño de manera permanente. Platícalo con tu médico para que te indique los estudios que requieres y te realice la interpretación adecuada, así como las acciones y recomendaciones que debes seguir. Asimismo, es el médico quien te hará saber cuáles son tus metas en todos los parámetros (glucosa, hemoglobina glucosilada, presión arterial, lípidos, etc.).


Lo más importante es que las complicaciones de la diabetes pueden prevenirse, pero para ello se requiere mantener un estilo de vida saludable (alimentación adecuada y realización de ejercicio diario), toma de medicamentos y/o aplicación de insulina, asistir a consultas médicas, realizar estudios de manera regular, etc. No olvides que es fundamental que recibas educación en diabetes.





Referencias

  1. ROJAS-MARTÍNEZ, Rosalba et al. Prevalencia de diabetes por diagnóstico médico previo en México. Salud Pública de México, [S.l.], v. 60, n. 3, may-jun, p. 224-232, mayo 2018. ISSN 1606-7916.

  2. Pérez Pastén E., Educación en diabetes, Manual de apoyo para el educador en diabetes. Tomo 2. Aspectos educativos, México, 2018.

  3. Secretaría de Salud (2018). PROYECTO de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-015-SSA2-2018, Para la prevención, detección, diagnóstico, tratamiento y control de la Diabetes Mellitus. https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5521405&fecha=03/05/2018#gsc.tab=0

950 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page