Buscar
  • AsocMexDiabetes

¿Por qué me dio diabetes tipo 1?


Recordemos que la diabetes es una condición que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina y/o cuando el organismo no puede utilizarla de manera eficaz.


Como ya sabes, la insulina es una hormona que desempeña funciones muy importantes en el cuerpo, entre las cuales destaca transportar la glucosa o azúcar en sangre al interior de las células para obtener energía y poder realizar las actividades diarias.


Cuando no hay suficiente insulina o existe una resistencia hacia ella, los niveles de glucosa en sangre se elevan por encima de los valores normales, provocando síntomas que causan malestar e incluso complicaciones a largo plazo si no se llega a manejar de forma adecuada.


Existen muchos mitos y desinformación alrededor de la diabetes y una de las dudas más frecuentes es cuáles son las diferencias entre los distintos tipos y cuáles son las causas de cada uno de ellos. De acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes (ADA), la diabetes puede clasificarse en cuatro categorías:


1. Diabetes mellitus tipo 1

2. Diabetes mellitus tipo 2

3. Diabetes gestacional

4. Diabetes por otras causas


La diabetes tipo 1 es causada por una reacción autoinmune que actualmente se sigue estudiando, ya que se desconoce la razón exacta por la cual surge.


Sin embargo, se sabe que el sistema inmune del cuerpo, que normalmente combate infecciones, se confunde y ataca a las células del páncreas encargadas de producir insulina, provocando que haya una mínima secreción de ésta, si no es que ninguna en absoluto.


Es de mucha importancia recalcar que este tipo de diabetes no es consecuencia de un estilo de vida inadecuado, lo cual significa que no se puede prevenir.


Algunos estudios demuestran que puede ser resultado de una predisposición genética junto con un desencadenante ambiental, pero se necesita de más investigación para poder determinar cuáles son las causas exactas de este tipo de diabetes. Otra cuestión que es relevante aclarar es la edad a la cual puede aparecer, generalmente surge en niños y adultos jóvenes, pero esto no significa que no pueda iniciar a cualquier edad. Por esto mismo, hasta hace unos cuantos años se le conocía como diabetes juvenil o insulinodependiente, pero ahora el único nombre correcto para referirse a ella es “diabetes tipo 1”.


Pueden pasar varios meses o incluso años antes de que se destruyan suficientes células que producen insulina. Sin embargo, cuando esto sucede pueden presentarse síntomas graves que surgen en cuestión de días o semanas, entre los cuales destacan: aumento de sed y hambre, muchas ganas de orinar, fatiga, falta de concentración, visión borrosa y pérdida de peso inexplicable. Estos síntomas indican que hay un exceso de glucosa en sangre, también conocido como hiperglucemia y, si no se resuelve lo más pronto posible, puede llegar a presentarse la cetoacidosis diabética.


La cetoacidosis diabética es una complicación grave de la diabetes que ocurre cuando el organismo no puede producir suficiente insulina. Al no poder entrar la glucosa en las células, estas tienen que obtener energía por otro medio, el cual suelen ser las grasas. Esto produce una acumulación de sustancias en la sangre llamadas “cetonas” que provocan la cetoacidosis diabética si no se trata a tiempo. Esta es la manera en la que la gran mayoría de las veces se realiza el diagnóstico de diabetes tipo 1, más puede presentarse en cualquier otro momento, por lo cual es esencial el automonitoreo constante.


Para mantener la glucosa en rangos adecuados es indispensable la acción de la insulina. Existen muchos mitos alrededor de esta hormona, que han surgido de la ignorancia y la falta de educación en diabetes. Sin embargo, al ser una hormona que de manera natural produce nuestro cuerpo, al no producirse la cantidad adecuada entonces es esencial administrarla de manera exógena: a través de inyecciones o una microinfusora de insulina.


La insulina es esencial en el tratamiento de la diabetes, principalmente tipo 1, y el médico debe determinar el tipo y la dosis adecuada para cada persona, ya que ninguna diabetes es igual a otra.


A pesar de que hasta este momento no se puede evitar o prevenir la aparición de diabetes tipo 1, se puede aprender a vivir con ella. Esta condición no es una limitante y no se tiene por qué sacrificar ningún aspecto de la vida. Es perfectamente normal sentir miedo o incertidumbre cuando se recibe el diagnóstico, sin embargo, con una buena educación en diabetes se puede llevar una vida plena y equilibrada.


Te invito a leer más sobre este tema en el blog y las redes sociales de la Asociación Mexicana de Diabetes, encontrarás mucho contenido que puede ser de gran ayuda.


Elaborado por Angélica Macías Guzmán




Bibliografía

· Backhoff Allard, E. Rivera Hernández, N. (2018). Viviendo sanamente con diabetes. Asociación Mexicana de Diabetes.

· Organización Mundial de la Salud. Diabetes. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/diabetes

· National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Diabetes tipo 1. Disponible en: https://www.niddk.nih.gov/health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/que-es/diabetes-tipo-1

· Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. ¿Qué es la diabetes tipo 1?. Disponible en:

https://www.cdc.gov/diabetes/spanish/basics/what-is-type-1-diabetes.html




425 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo