Buscar
  • AsocMexDiabetes

Complicaciones de la diabetes y ejercicio


Realizar ejercicio es muy importante para todas las personas ya que aporta infinidad de beneficios: ayuda a la pérdida de peso, reduce el riesgo cardiovascular, mejora la fuerza muscular, contribuye al bienestar físico y mental, entre muchos otros. Como sabemos el ejercicio de tipo aeróbico trae consigo mismo, un beneficio que favorece a las personas que viven con diabetes y es que aumenta la sensibilidad a la insulina, ayudando así, a controlar los niveles de glucosa en sangre.


Las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud da a los adultos de 18 a 64 años son las siguientes:


· Realizar mínimo 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada, o bien 75 minutos de intensidad vigorosa.

· Practicar la actividad en sesiones de 10 minutos, como mínimo.

· Realizar actividades de fortalecimiento de los grandes músculos dos veces o más por semana.


Se debe hacer hincapié en que estas recomendaciones cambian un poco si hay complicaciones crónicas, más no significa que no se pueda realizar ningún tipo de actividad física.


A continuación, podrás informarte más sobre estos cambios:


-Retinopatía

En los casos de retinopatía diabética proliferativa o retinopatía diabética no proliferativa severa no es recomendable realizar ejercicio aeróbico de intensidad vigorosa, ni ejercicios de gran resistencia ya que se presenta riesgo de desencadenar alguna hemorragia vítrea o que haya desprendimiento de retina. Si presentas algún tipo de retinopatía, sea severa o no, es muy importante acudir con un oftalmólogo antes de comenzar con un régimen de ejercicio para ser evaluado y tomar las precauciones pertinentes.


-Neuropatía periférica

La neuropatía periférica provoca disminución de la sensación de dolor, al igual que un umbral del dolor más alto en las extremidades. Esto resulta en un mayor riesgo de lesiones en la piel, infecciones y pie de Charcot si no se tiene el suficiente cuidado al realizar ciertos ejercicios. Es necesario realizar una evaluación exhaustiva para asegurarse de que la neuropatía no altera la sensación kinestésica o propioceptiva durante el ejercicio.

Para cualquier persona, pero, sobre todo, para aquellos con neuropatía periférica es muy importante usar calzado deportivo adecuado, ya que éste previene lesiones como úlceras. Además, es necesario revisar los pies diariamente para detectar lesiones tempranas, y, en caso de encontrar alguna, hay que restringir cualquier actividad física que involucre peso para que pueda sanar correctamente.


-Neuropatía autonómica

Este tipo de neuropatía afecta, entre otras cosas, al sistema cardiovascular, lo cual se traduce en que aumenta el riesgo de lesiones o eventos adversos inducidos al corazón por el ejercicio a través de una menor capacidad de respuesta cardiaca. También puede haber alteración en la termorregulación por anomalías en la sudoración y mayor susceptibilidad de presentar hipoglucemia, lo cual hace imprescindible el checar constantemente la glucosa en sangre.


Al verse afectado el sistema cardiovascular, la frecuencia cardiaca puede dejar de ser un indicador fiable de la intensidad de la actividad física que se está realizando. Por todo lo anterior aquel que presente esta complicación y quiera comenzar una rutina debe acudir al cardiólogo para que le realice las pruebas pertinentes, y así, se establezca la frecuencia, la intensidad y el tiempo adecuado del ejercicio.


-Enfermedad renal

La actividad física puede aumentar en todas las personas la excreción urinaria de albúmina, una proteína que se encuentra en la sangre y a partir de la cual se puede determinar si existe daño en los riñones y qué tan grave es. Por eso es importante que un día antes de realizarse esta prueba de laboratorio, llamada microalbuminuria, no se realice ejercicio de intensidad vigorosa, de manera que el análisis no salga alterado. Fuera de esta indicación, en esta complicación no hay precauciones en específico que se deban tomar para la implementación de alguna rutina de ejercicio, sin embargo, siempre será importante consultar con el especialista.



Sea cual sea la complicación que se presente, toda persona con diabetes debe ser evaluada por un experto antes de comenzar a realizar ejercicio. Lo mejor es acudir con un especialista en medicina de la educación física y el deporte, además de con el respectivo especialista de la complicación que se tenga.


No hay que sentirse desanimado en caso de no poder realizar alguna actividad. Existen tantas opciones, tan distintas unas de otras, que seguramente encontrarás más de una que se adapte a tus necesidades.


No hay que olvidar que no se trata solamente de dedicarle unos minutos al día a hacer ejercicio, es igual de importante mantenerse físicamente activo. Esto se puede lograr desplazándose a pie o en bicicleta en lugar de usar el automóvil, realizando distintas tareas domésticas como barrer o trapear, o dando paseos en los tiempos libres.




Elaborado por Educadora en Diabetes Angélica Macías Guzmán


Bibliografía

1. American Diabetes Association. (2021). Facilitating Behavior Change and Well-being to improve Health Outcomes. Standards of medical care in diabetes. 44 (1), S62.

2. Asociación Latinoamericana de Diabetes. (2019). Tratamiento no farmacológico. Guías ALAD sobre el Diagnóstico, Control y Tratamiento de la Diabetes Mellitus Tipo 2 con Medicina Basada en Evidencia Edición 2019. pp. 36-44.

3. Organización Mundial de la Salud. Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud. Disponible en: https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/


359 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo