top of page
Buscar
  • Foto del escritorAsocMexDiabetes

Probióticos: más allá de la salud intestinal


Probióticos: más allá de la salud intestinal


PLN Magaly Becerra Rodríguez

Ilustración David Nava


¿Sabes que es la microbiota?, ¿qué alimentos la nutren o la dañan?, ¿qué son los probióticos y cuáles debes elegir?


Estos han sido temas muy controversiales en los últimos años y es que hasta la actualidad se sigue estudiando todo lo relacionado a las bacterias que residen en nuestro cuerpo. Gracias a los estudios de distintas ramas de la genómica (el estudio del ADN) es que hoy en día podemos conocer los efectos benéficos de ciertos microorganismos bacterianos y medicamentos, o incluso podemos conocer el impacto que tienen ciertos alimentos en la microbiota humana. Algunas de estas ramas son:


  • La metagenómica, que estudia las secuencias del ADN de todos los microorganismos.

  • La nutrigenómica, que estudia el efecto que tiene la dieta en nuestra genética y con esto el posible desarrollo de enfermedades como el cáncer.

  • La metabolómica, que estudia los componentes químicos específicos de los alimentos que son los que pueden tener un impacto tanto positivo como negativo en el organismo.


En los últimos años se ha puesto de moda consumir probióticos indiscriminadamente, tanto en forma de yogur, kéfir y kombucha, como en forma de cápsulas, ya que hemos escuchado que otorgan beneficios a nuestra salud intestinal. Se habla de que algunos productos como el Yakult son una buena fuente de ellos. Pero ¿realmente todos son una buena opción? Para entender qué son y cómo actúan los probióticos debemos conocer el principio básico de la microbiota intestinal.


La microbiota se define como un grupo de microorganismos que viven en un entorno específico, ya sea la piel, los oídos, la boca, la vagina y/o el tracto gastrointestinal. Todos tenemos dos tipos: la autóctona que adquirimos con el nacimiento y se mantiene hasta los 3 años de vida y la transitoria que se establece después del nacimiento y que depende de distintos factores ambientales.


Está conformada por cuatro clases importantes de bacterias: los Bacteroidetes, los Firmicutes, la Actinobacteria y la Proteobacteria. Las primeras dos representan el 90% de nuestra microbiota intestinal y un desequilibrio entre ellas puede causar enfermedades metabólicas como obesidad, en donde se tiene una mayor cantidad de Firmicutes y una menor cantidad de Bacteroidetes.


En el ser humano existen tres microorganismos que viven en la microbiota intestinal y que no presentan diferencias a pesar de la edad, el sexo, la nacionalidad o incluso del estado de salud, estos son los Bacetoroides, el Prevotella y el Ruminococcus. Estos se asocian al tipo de alimentación que lleves, por ejemplo:


  • Los Bacteoroides han sido asociados con una dieta rica en proteínas y grasas, mientras que la Prevotella se asocia más al consumo de hidratos de carbono. Por otra parte el Ruminoccocus está especializado en la descomposición del moco que produce el estómago e intestino, lo cual permite una mejor absorción de nutrientes.


A pesar de que todos tenemos una microbiota similar existen diversos factores que influyen en su composición, algunos de ellos son:


  • El tipo de parto ya que el intestino del feto es estéril y en el momento del parto vaginal comienza a colonizarse con las bacterias de la vagina de la madre mientras que en la cesárea el feto no absorbe la microbiota de la madre.

  • La dieta tiene el efecto más importante sobre la composición de la microbiota intestinal, por ejemplo las dietas ricas en azúcares y grasas disminuyen la cantidad de microorganismos benéficos. Incluso algunos estudios refieren que el cambio en la composición de la microbiota a partir de lo que consumimos puede ser determinante para el desarrollo de diversas patologías.

  • La edad. Cuando nacemos la microbiota comienza a colonizarse con microorganismos benéficos que otorga la leche materna, pero conforme vamos atravesando distintas etapas se va modificando debido a factores externos como medicamentos y la dieta.

  • La lactancia materna provee de microorganismos benéficos (bifidobacterias y lactobacillos) que protegen al lactante contra diversas enfermedades a lo largo de su vida.

  • El Tratamiento médico puede barrer y dañar la microbiota intestinal.

  • Algunos polialcoholes y edulcorantes naturales pueden aumentar la cantidad de bacterias benéficas (Bifidobacterium) mientras que algunos edulcorantes artificiales como el acesulfame K, aspartamo, sacarina y sucralosa pueden causar un desequilibrio de la microbiota (disbiosis).

  • El estrés crónico y algunas enfermedades como sobrepeso/obesidad, COVID-19 y Diabetes Mellitus Tipo 2 pueden alterar la microbiota.


Funciones de la microbiota


La microbiota tiene 4 funciones principales: 1) favorecer la digestión; 2) defender al organismo contra microorganismos y toxinas patógenas; 3) promover un buen sistema inmune y 4) ayudar al mantenimiento de la mucosa intestinal. Por ello es importante tener una microbiota en equilibrio. Además, los microorganismos que habitan en ella son los encargados de producir vitaminas hidrosolubles como el complejo B, en donde se encuentra el ácido fólico.


¿Cómo mantener una microbiota en equilibrio?


A través de una dieta saludable en donde se prefiera el consumo de frutas, verduras, cereales integrales y granos enteros que aporten fibra, y se eviten los ácidos grasos saturados y trans. También se debe mantener un buen consumo de agua natural y se debe ser físicamente activo, lo cual se traduce en realizar ejercicio de intensidad moderada al menos 30 minutos al día o 150 minutos a la semana. También el consumo de alimentos fermentados y probióticos ayudan al buen funcionamiento de la microbiota.


Los probioticos según las FAO/OMS son “microorganismos vivos que al ser administrados en cantidades adecuadas (dosis) proporcionan o generan efectos benéficos a la salud del huésped”. Es importante destacar que no todos los alimentos fermentados ni todos los microorganismos son probióticos.


¿Cómo elegir un buen probiótico?


La OMS ha establecido una serie de requisitos que deben cumplir los probióticos para ser considerados como tal:

  1. Se debe mencionar género, especie y cepa en cursivas. Si no son mencionados cualquiera de las tres no cumple con los estándares

Ejemplo: Lactobacillus paracasei CBAL74

Género: Lactobacillus. Especie: paracasei. Cepa: CBA L74

  1. Dosis mínima de viables al final de la vida útil: deben ser BILLONES.

  2. Cantidad que debe ser consumida para conseguir la dosis efectiva. Ejemplo: 1 cápsula.

  3. Efectos benéficos esperados.

  4. Condiciones de almacenamiento: cómo guardarlo.

  5. Servicio al cliente: teléfono y dirección.


¿Cuándo consumirlos?


Se han realizado diversos estudios y se ha visto que consumir los probióticos con alimentos es mejor que en ayunas ya que en ayunas se daña la capa protectora del probiótico con el ácido clorhídrico del organismo y de esta forma llega una menor cantidad de microorganismos benéficos al colón.


¿El Yakult es una buena fuente de probióticos?


El Yakult clásico en su presentación de 80 ml contiene una gran cantidad de azúcares y no menciona cuánta cantidad de microorganismos probióticos se necesita para poder cumplir con la dosis para conseguir el efecto benéfico que menciona. Por otra parte, el Yakult 40 aunque no contiene azúcar tampoco cumple con la cantidad de microorganismos para conseguir la dosis benéfica que mencionan en su publicidad. Es por esto que no recomendamos el consumo de Yakult como una fuente de probióticos.


¿Y qué son los prebióticos y los simbióticos?


  • Prebiótico

Son en su mayoría fibras que son ingredientes alimentarios no digeribles por el ser humano y tienen beneficios en la salud del ser humano al estimular selectivamente el crecimiento y/o la actividad de algunos géneros de microorganismos en el colon.

  • Fuentes de prebióticos

    • Leche materna, trigo no refinado, avena sin cocinar, soya, frijoles, plátanos, agavinas, fuentes de inulina como espárragos, ajo, cebolla, raíz de achicoria y alcachofas.

Se debe preferir el consumo de fibra soluble ya que nutre a la microbiota más importante del organismo: el colon. Podemos obtener una buena cantidad de preobióticos al consumir la dosis diaria recomendada de fibra para un adulto saludable, la cual consiste de 25 a 30g/día.

  • Simbióticos: Son suplementos que contienen una mezcla de prebióticos y probióticos en donde se asegura que el que el probiótico se nutre del prebiótico.


CONCLUSIONES


Hoy en día existen diversos tipos de probióticos que otorgan diferentes beneficios a la salud.


  • Lactobacillus plantarum TWK10 : Probióticos para aumentar el rendimiento, energía, fuerza y masa muscular.

  • Algunos Lactobacillus disminuyen la proliferación celular que previenen el cáncer: acidophilus, casei, lactis, plantarum, rhamnosus, salivarius, así como Bifidobacterium infantum y Bacilus polyfermenticus.

  • Psicobióticos: Prebióticos para la salud mental como Lactobacillus casei, Lactobacillus helveticus y Bifidobacterium bifidum.

  • Probióticos para personas con diabetes tipo 2: Lactobacillus reuteri GML-263, Lactobacillus casei shirota, Bifidobacterium animalis lactis 420, Lactobacillus casei zhang. Además se recomienda mantener el consumo de medicamento, un buen aporte de fibra y disminuir el consumo de alimentos de origen animal.

Los probióticos pueden ser consumidos después de haber terminado un tatamiento con medicamentos ya que estos suele barrer la microbiota. Cada microorganismo es específico y se ha visto que tiene impacto benéfico en diversas funciones del organismo, por ello siempre es importante consultar con un nutriólogo o médico especializado en el tema.


REFERENCIAS

  1. Thursby, E., & Juge, N. (2017, May 16). Introduction to the human gut microbiota. The Biochemical journal. Retrieved March 29, 2023, from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5433529/

  2. Monda, V., Villano, I., Messina, A., Valenzano, A., Esposito, T., Moscatelli, F., Viggiano, A., Cibelli, G., Chieffi, S., Monda, M., & Messina, G. (2017, March 5). Exercise modifies the gut microbiota with positive health effects. Oxidative medicine and cellular longevity. Retrieved March 29, 2023, from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5357536/

  3. Yeoh YK;Zuo T;Lui GC;Zhang F;Liu Q;Li AY;Chung AC;Cheung CP;Tso EY;Fung KS;Chan V;Ling L;Joynt G;Hui DS;Chow KM;Ng SSS;Li TC;Ng RW;Yip TC;Wong GL;Chan FK;Wong CK;Chan PK;Ng SC; (2021, January 11). Gut microbiota composition reflects disease severity and dysfunctional immune responses in patients with COVID-19. Gut. Retrieved March 29, 2023, from https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33431578/

  4. Valdovinos, M. A., Montijo, E., Abreu, A. T., Heller, S., González-Garay, A., Bacarreza, D., Bielsa-Fernández, M., Bojórquez-Ramos, M. C., Bosques-Padilla, F., Burguete-García, A. I., Carmona-Sánchez, R., Consuelo-Sánchez, A., Coss-Adame, E., Chávez-Barrera, J. A., de Ariño, M., Flores-Calderón, J., Gómez-Escudero, O., González-Huezo, M. S., Icaza-Chávez, M. E., Guarner, F. (2017, April 1). Consenso Mexicano Sobre probióticos en gastroenterología. Revista de Gastroenterología de México. Retrieved March 29, 2023, from http://www.revistagastroenterologiamexico.org/es-consenso-mexicano-sobre-probioticos-gastroenterologia-articulo-S0375090616300933

  5. Rishi, P., Thakur, K., Vij, S., Rishi, L., Singh, A., Kaur, I. P., Patel, S. K. S., Lee, J.-K., & Kalia, V. C. (2020, September 28). Diet, gut microbiota and Covid-19 - Indian Journal of Microbiology. SpringerLink. Retrieved March 29, 2023, from https://link.springer.com/article/10.1007/s12088-020-00908-0

  6. Bian X;Chi L;Gao B;Tu P;Ru H;Lu K; (2017, June 8). The artificial sweetener acesulfame potassium affects the gut microbiome and body weight gain in CD-1 mice. PloS one. Retrieved March 29, 2023, from https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/28594855/

  7. Ruiz-Ojeda, F. J., Plaza-Díaz, J., Sáez-Lara, M. J., & Gil, A. (2019, January 1). Effects of sweeteners on the gut microbiota: A Review of Experimental Studies and Clinical Trials. Advances in nutrition (Bethesda, Md.). Retrieved March 29, 2023, from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6363527/

  8. Chieffi , D., Fanelli, F., & Fusco, V. (2022, June 24). Legislation of probiotic foods and supplements. Probiotics for Human Nutrition in Health and Disease. Retrieved March 29, 2023, from https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/B9780323899086000133

  9. Probióticos en los alimentos Propiedades saludables y nutricionales y directrices para la evaluación. FAO. (2006). Retrieved March 29, 2023, from https://www.fao.org/3/a0512s/a0512s00.pdf

  10. Corcoran, B. M., Stanton, C., Fitzgerald, G. F., & Ross, R. P. (2005). Survival of Probiotic Lactobacilli in Acidic Environments Is Enhanced in the Presence of Metabolizable Sugars. NCBI. Retrieved March 29, 2023, from https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1151822/pdf/1794-04.pdf

  11. Lima Batista, V., da Silva, T., Lima de Jesus, L., Coelho-Rocha, N., Lima Barroso, F., Macedo Tavares, L., Azevedo, V., Mancha-Agresti, P., & Drumond, M. (2020, September 17). Probiotics, Prebiotics, Synbiotics, and Paraprobiotics as a Therapeutic Alternative for Intestinal Mucositis. Frontiers . Retrieved March 29, 2023, from https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fmicb.2020.544490/full

  12. Kelly JR;Borre Y;O' Brien C;Patterson E;El Aidy S;Deane J;Kennedy PJ;Beers S;Scott K;Moloney G;Hoban AE;Scott L;Fitzgerald P;Ross P;Stanton C;Clarke G;Cryan JF;Dinan TG; (2016, November). Transferring the blues: Depression-associated gut microbiota induces neurobehavioural changes in the rat. Journal of psychiatric research. Retrieved April 11, 2023, from https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27491067/

  13. Huda, M. N., Kim, M., & Bennett, B. J. (2021, April 7). Modulating the microbiota as a therapeutic intervention for type 2 diabetes. Frontiers. Retrieved April 11, 2023, from https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fendo.2021.632335/full

1018 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page