top of page
Buscar
  • AsocMexDiabetes

ASÍ MANIFIESTA TU CUERPO LA DEFICIENCIA DE NUTRIENTES


¡EL ROL QUE JUEGAN LOS NUTRIENTES ES CRUCIAL!


Los nutrientes tienen un papel activo dentro del organismo, no sólo funcionan como combustible para nosotros o reparan y renuevan los tejidos, sino que también regulan las reacciones químicas que se producen en las células. Un equilibrio celular es muy importante para mantener la salud y evitar enfermedades causadas por su exceso o deficiencia.


Los nutrientes se pueden dividir en macronutrientes, que incluyen a los carbohidratos, proteínas y grasas; y en micronutrientes, que incluyen a las vitaminas y los minerales. El día de hoy nos enfocaremos en este último grupo.


MALNUTRICIÓN Y DESNUTRICIÓN ¿QUÉ SIGNIFICAN ESTOS CONCEPTOS?


Es importante diferenciar los términos malnutrición y desnutrición. La malnutrición se refiere a las carencias, excesos y desequilibrios de la ingesta calórica y de nutrientes en una persona.


Abarca tres grupos de afecciones:

  • La desnutrición que incluye un peso insuficiente respecto a la estatura o la edad y un retraso en el crecimiento.

  • Carencias o excesos de micronutrientes.

  • El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Los países en vías de desarrollo muestran cambios en la alimentación y en el estilo de vida que se acompañan de enfermedades que van a la alza. Para minimizar estas complicaciones, las organizaciones de salud han proporcionado recomendaciones dietéticas donde la intervención en la deficiencia de un solo nutriente ha logrado cambios en la salud de toda una población. Algunos ejemplos de esto son la sal yodada, el pan enriquecido con hierro y la leche fortificada con vitamina D.


DEFICIENCIA DE NUTRIENTES MÁS IMPORTANTES, UN POCO DE HISTORIA


En la Cumbre Mundial por los Niños de 1990 se establecieron las tres deficiencias de nutrientes más importantes de los países en vías de desarrollo, las cuáles eran yodo, hierro y vitamina A.


Posteriormente se añadieron el zinc y el ácido fólico ya que estos son micronutrientes claves para el desarrollo humano. Los programas empezaron con la suplementación de vitamina A para niños entre 6 meses y hasta 5 años de edad, mientras que la suplementación con hierro estaba dirigida a mujeres en edad fértil y el zinc se suministró como tratamiento para las enfermedades diarreicas. También se implementó la yodación de sal, la educación nutricional y la biofortificación de cultivos como métodos para minimizar las deficiencias nutricionales.


EN NUESTRO CUERPO TODO ESTÁ CONECTADO


Pensemos en una máquina de engranajes que necesita una pequeña llave para poder hacer funcionar un engrane y otra el siguiente y así sucesivamente. Esta máquina es nuestro cuerpo y su metabolismo, mientras que las llaves son las vitaminas que nos ayudan con varias funciones bioquímicas.


Ejemplo de lo anterior es la vitamina A que nos ayuda al crecimiento y diferenciación de tejidos; la vitamina D funciona como una hormona regulando el metabolismo de los minerales para los huesos y órganos del cuerpo; las vitaminas C y E funcionan como antioxidantes y el grupo de la vitaminas B en general nos ayudan a transformar los alimentos en energía.


En los primeros años de vida las vitaminas nos ayudan al crecimiento y desarrollo produciendo piel, huesos y músculo, si existe la deficiencia de alguno de ellos un niño puede desarrollar una enfermedad. Una vez que se llega a la adultez estas son necesarias para el mantenimiento de la salud de nuestros órganos, células y tejidos.


Las vitaminas se obtienen principalmente de nuestra alimentación y otras pueden ser sintetizadas por el organismo.


Las deficiencias de vitaminas hidrosolubles (excepto la vitamina B12) pueden desarrollarse semanas a meses después de aparecida la desnutrición, mientras que las de vitaminas liposolubles y la B12 tardan más de 1 año en aparecer porque el cuerpo las almacena en cantidades relativamente grandes. Un exceso o deficiencia en el organismo puede analizarse por medio de la orina. Su deficiencia se puede clasificar de la siguiente manera:

  1. Deficiencia primaria: la ingesta es insuficiente a través de los alimentos

  2. Deficiencia secundaria: se debe a algún desorden provocado que limita o evita la absorción (fumar, ingesta de alcohol, medicamentos, etc.)

A continuación te contaremos de algunos síntomas que pueden aparecer por deficiencia de ciertas vitaminas:


Deficiencia de Vitamina A o retinol

El signo más común de carencia es un trastorno de los ojos conocido como xeroftalmia, que es la incapacidad de ver con poca luz y que puede ocasionar ceguera. Una deficiencia muy prolongada puede aumentar el riesgo de infecciones y enfermedades respiratorias, como neumonía.


Deficiencia de vitamina B3 o niacina

La pelagra es una enfermedad sistémica secundaria a la deficiencia de vitamina B3 o de su precursor, el triptófano. Las manifestaciones características de esta enfermedad son alteraciones en el tracto gastrointestinal, neurológicas y de la piel y se conocen como “las tres D”: dermatitis, diarrea y demencia.


Deficiencia de vitamina B12 o cobalamina

Puede tardar varios años en manifestarse alguna deficiencia, produciendo un tipo de anemia conocida como perniciosa. Entre los síntomas que destacan se encuentran el cansancio y debilidad. La deficiencia de vitamina B12 también puede causar daños en el sistema nervioso, por lo que es muy importante en personas que viven con diabetes y que tienen mayor riesgo de desarrollar neuropatía.


Deficiencia de vitamina B1 o tiamina

La mayoría de los casos de deficiencia se presentan en personas con alcoholismo, anorexia severa o cuando la dieta se compone principalmente de hidratos de carbono refinados. Surge una enfermedad llamada beriberi que puede afectar el sistema cardiovascular y el sistema nervioso.


Deficiencia de vitamina C o ácido ascórbico

Esta vitamina interviene en la biosíntesis de colágeno; además de que tiene importancia en la integridad estructural de piel, mucosas, vasos sanguíneos, huesos y dientes. Su deficiencia se presenta como escorbuto, la cual es una enfermedad que causa debilidad general, anemia, gingivitis y hemorragias cutáneas.


Vitamina D o colecalciferol

El raquitismo es un trastorno causado por una falta de vitamina D, calcio o fósforo, que puede aparecer en la infancia y que lleva a que se presente reblandecimiento y debilitamiento de los huesos, además de deformarlos. En adolescentes y adultos puede aparecer osteomalacia, un trastorno que causa dolores en los huesos y debilidad muscular.


MINERALES

Los minerales no pueden ser sintetizados por el cuerpo humano, es por ello que deben ser adquiridos por medio del consumo de animales, plantas y agua.


Los cinco minerales más importantes para las funciones del cuerpo humano son: calcio, sodio, magnesio, fósforo y potasio; los demás se conocen como oligoelementos, los cuales tienen funciones específicas. Ellos son: zinc, manganeso, molibdeno, yodo, selenio, hierro, cloro, cobalto y cobre.


Las deficiencias de minerales (excepto de cinc, hierro y yodo) no suelen producirse en forma espontánea en adultos con una alimentación común y corriente. Sin embargo, los niños son más vulnerables, ya que su crecimiento es rápido y la ingesta de alimentos variable. También puede haber desequilibrios de oligoelementos por trastornos hereditarios, diálisis renal, nutrición parenteral o dietas restrictivas y de moda.


La anemia es el mejor ejemplo causado por la deficiencia del hierro, los más afectados llegan a ser las mujeres premenopáusicas y niños pequeños de países en vías de desarrollo por la inaccesibilidad a alimentos nutritivos o fortificados.


También la deficiencia de yodo llega a causar complicaciones prevenibles como daño cerebral, retraso en el crecimiento del feto durante el embarazo y cretinismo (una enfermedad que se caracteriza por un déficit permanente en el desarrollo físico y psíquico y va acompañada de deformidades del cuerpo y retraso de la inteligencia).


¿QUÉ DEBERÍA HACER PARA ALEJARME DE ESTAS DEFICIENCIAS?


La mejor aliada será una alimentación balanceada y variada nos ayuda a obtener todos los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo funcione de manera adecuada. Es importante acercarnos a un profesional de la salud que nos guíe y se tomen en cuenta las áreas de oportunidad donde podamos mejorar, por ejemplo, aumentar la ingesta de frutas y verduras o reducir el consumo de carnes rojas, la accesibilidad a alimentos frescos y de temporada y a los gustos de cada uno de nosotros.


¿Y NO NECESITO SUPLEMENTARME?


Cabe recalcar que el uso de multivitamínicos y suplementos de micronutrientes deberá tener prescripción médica ya que, como lo vimos anteriormente respecto a las deficiencias, un exceso en la ingesta de alguno de ellos puede llevar a consecuencias perjudiciales para la salud de quienes se autorecetan. Recordemos que realizar estudios adecuados para conocer deficiencias debe ser obligatorio para llevar a cabo un tratamiento médico o bien una terapia nutricional.


Elaboró: Educadora en Diabetes Danyela Lozada


Bibliografía

  1. Awuchi, CG, Igwe VS, Amagwula IO, Echeta CK. (2020). Health Benefits of Micronutrients (Vitamins and Minerals) and their Associated Deficiency Diseases: A Systematic Review. International Journal of Food Sciences. 3(1): 1-32. Recuperado: https://www.iprjb.org/journals/index.php/IJF/article/view/1024/1475

  2. Organización Mundial de la Salud. (2021). Malnutrición. Recuperado: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/malnutrition

  3. López D, Otero G. (2021) Pelagra: Una enfermedad antigua en un mundo moderno. Nutr. Hosp. 38(3): 667-670. Recuperado: https://scielo.isciii.es/pdf/nh/v38n3/0212-1611-nh-38-3-667.pdf

  4. Hernando Requejo V. (2018) Patología neurológica por déficit de vitaminas del grupo B: tiamina, folato y cobalamina. Nutr Hosp 35(6): 54-59. Recuperado: https://scielo.isciii.es/pdf/nh/v35nspe6/1699-5198-nh-35-nspe6-00054.pdf

  5. Pioli MN, Alonso M, Martínez del Sel J, Allevato MA. (2020) Escorbuto. Comunicación de un caso y revisión de la literatura. Pren. Méd. Argent. 106(1): 1-5. Recuperado: https://prensamedica.com.ar/LPMA_V106_N01_comp.pdf

  6. Santana Hernández EE, Rodríguez Font EG. (2019) Raquitismo hipofosfatémico. Presentación de un caso. Medisur 26(1): 90-94. Recuperado: https://www.redalyc.org/journal/1800/180061480013/180061480013.pdf

  7. Chen Y, Michalak M, Agellon L. (2018) Importance of nutrients and nutrient metabolism on human health. Yale J Biol Med. 91(2): 95-103. Recuperado: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6020734/

  8. Gupta UC, GUPTA SC. (2014). Sources and Deficiency Diseases of Mineral Nutrients in Human Health and Nutrition: A Review. Pedosphere 24(1), 13–38. DOI: 10.1016/s1002-0160(13)60077-6

  9. Johnson, L. (2021). Generalidades sobre los minerales. Recuperado: https://www.msdmanuals.com/es-mx/professional/trastornos-nutricionales/deficiencia-e-intoxicaci%C3%B3n-por-minerales/generalidades-sobre-los-minerales

112 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page