Buscar
  • AsocMexDiabetes

DIARIO DE AUTOMONITOREO UNA HERRAMIENTA QUE TE AYUDARÁ A LOGRAR GRANDES CAMBIOS


Elaboró: PLN Nathalia Urban Obregón


“Automonitoreo” quizá sea una palabra que te lleve a pensar en el registro de tus niveles de glucosa, pero, debes saber que también podemos automonitorear nuestra alimentación, la actividad física que tenemos, el sueño,etc, ten la certeza de que hacerlo te ayudará a lograr grandes cambios.

Un diario de automonitoreo, es una herramienta muy sencilla de utilizar, además de que no tiene costo alguno. Al realizar un automonitoreo se puede comprobar si va surgiendo algún cambio de comportamiento o si éste se encuentra en las metas previstas. Se ha visto que esta herramienta puede brindar mucha información en relación a: observar conductas habituales, dar seguimiento, autoevaluación y reforzamiento de nuestros comportamientos y actitudes que nos gustaría cambiar o mejorar con la finalidad de alcanzar una meta.


Existen diversos tipos de comportamientos que son relevantes para llevar un automonitoreo en materia de salud, como lo es la actividad física, la alimentación, el sueño, la toma de medicamentos, entre otros.


AUTOMONITOREO DE LA ALIMENTACIÓN


La alimentación es parte fundamental para el mantenimiento de una buena salud, con ella podemos obtener todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo, pero muchas veces, por innumerables circunstancias, puede llegar a ser complicado conservar buenos hábitos en relación con este punto. Es por esto que hacer un automonitoreo de alimentación puede ayudarnos a aprender un poco más acerca de nuestra forma de relacionarnos con la comida.


A continuación se describirán algunos puntos importantes para considerar en un registro de automonitoreo, con la finalidad de obtener más información en relación a lo anteriormente descrito:


  • Anotar la hora a la que se consumen los alimentos: esto ayudará a saber el tiempo que transcurre entre cada comida, cuántas veces al día se están ingiriendo alimentos, o si se están llevando a cabo ayunos prolongados. También nos ayudará a tener conocimiento sobre si tenemos alguna alteración en la sensación de hambre y saciedad, ya que cuando se llevan a cabo ayunos prolongados, pueden verse alteradas. Se recomienda hacer mínimo 3 comidas al día, con horarios establecidos.


  • Lugar de comida: observar el lugar donde se están ingiriendo los alimentos, ya sea sentado en una mesa, un restaurante, una fiesta, en la calle, el trabajo, la escuela, etc., ayudará a mejorar la organización de las comidas, debido a que es de suma importancia dedicar un tiempo específico para ingerir alimentos y es preferible hacerlo en una mesa sentado con los utensilios necesarios.


  • Compañía a la hora de comer: es importante anotar con quién se encuentra uno a la hora de ingerir alimentos; puede ser acompañado de familiares, amigos, compañeros de trabajo, etc. Esto permitirá identificar las porciones de los alimentos o bebidas que consumimos y saber si la ingesta es mayor o menor por influencia de las personas presentes.


  • Tipos y cantidad de comida y bebidas: monitorear esto nos puede ayudar a evaluar la calidad y cantidad de alimentos y bebidas que ingerimos, así como a reconocer las decisiones que tomamos en relación con la comida. También nos ayuda a distinguir cuáles son los alimentos de nuestra preferencia. Se recomienda prestar atención si realizamos comidas fuera del plan de alimentación e identificar cuáles son las condiciones en las que ocurre esto.


  • Tiempo invertido en comer: nos ayudará a saber la velocidad con la que ingerimos alimentos. Una ingesta rápida puede causar que no haya sensación de saciedad o plenitud, debido a que el estómago tarda 20 minutos aproximadamente en mandar la señal de saciedad al cerebro. Si se come de manera muy rápida es fácil ingerir alimentos en exceso. Se recomienda masticar despacio, saborear y disfrutar la comida, tratar de comer despacio en un tiempo mínimo de 20 minutos.


  • Situación anímica: se recomienda anotar las sensaciones y estados de ánimo que se pueden relacionar a la alimentación y la forma de comer. Es importante tener conciencia acerca de nuestras emociones con relación a la comida, ya que éstas podrían estar causando una alteración en nuestra forma de alimentarnos. En diversas ocasiones la comida puede mostrarse como recompensa, castigo o premio. Para poder corregir una alteración de la alimentación a causa de alguna emoción primero se debe aprender a identificarlas.

  • Sensación de hambre y saciedad: hay que anotar el nivel de hambre con el que se empieza a comer y la saciedad con la que se encuentra al finalizar la comida. Al no saber distinguir las sensaciones de hambre y saciedad, muchas veces se consumen alimentos de forma excesiva. Se recomienda estar pendiente de ello con el fin de identificar si comemos aún no sintiendo hambre y poder parar cuando ya estamos satisfechos.


AUTOMONITOREO DE LA ACTIVIDAD FÍSICA


La actividad física es otra parte importante para conservar un estado de salud óptimo, con ello podemos mantener un buen funcionamiento cardiovascular, así como el fortalecimiento muscular. El realizar un automonitoreo de actividad física ayudará a saber más información sobre lo que estamos realizando: la frecuencia, duración, intensidad y tipo de ejercicio.


  • Se recomienda hacer actividad física con una frecuencia mínima de 5 días a la semana.

  • La intensidad del ejercicio debe ser de moderada a vigorosa.

  • La duración, en el caso del ejercicio cardiovascular o aeróbico, debe ser de mínimo 30 minutos, progresando lentamente a 60 minutos.

  • El tipo de ejercicio que se debe realizar es principalmente aeróbico que involucre grandes grupos musculares como lo es nadar, caminar, bailar. Pero no se debe dejar a un lado el fortalecimiento muscular y la flexibilidad

Si no se realiza ejercicio, se debe reflexionar acerca del motivo por el que no se realizó o no se realiza, puede ser falta de tiempo, cansancio, dolor, impedimento físico, falta de motivación, entre otros.



AUTOMONITOREO DEL SUEÑO


Otro rubro que se debe monitorear son nuestros hábitos de sueño, muchas ocasiones dejamos a un lado tener una buena higiene del sueño, pero esta es imprescindible para tener una mejor adherencia a un plan de alimentación y actividad física. En muchas ocasiones dormirse muy tarde puede alterar las señales de hambre y saciedad. De igual forma, los niveles de energía no serán los más adecuados por lo que podría ser una barrera para no realizar ejercicio. Se recomienda dormir por lo menos de 6 a 8 horas y tener un horario estructurado para evitar desvelarse o dormirse muy tarde.


¿REALMENTE TENDRÉ RESULTADOS?


Todos los seres humanos tenemos diferentes características y comportamientos en relación a la comida, actividad física y sueño, es por ello que el automonitoreo puede ser una herramienta muy valiosa a la hora de querer identificar ciertos patrones de conducta.


El éxito de un buen apego a un tratamiento o plan, conlleva el conocer más acerca de lo que realizamos en relación a la meta que se desea obtener.


Con esta herramienta tendremos más información para poder tomar mejores decisiones en cuanto a nuestra salud y mantener los hábitos saludables que ya se han adoptado, además de que es muy sencillo de realizar y no tiene ningún costo.


Bibliografía


  • García, E., Rodríguez, M., Vázquez, V. (2017). Manual de obesidades. Una oportunidad para mejorar la salud de mi paciente. Permanyer: México.





778 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo