Buscar
  • AsocMexDiabetes

El poder del lenguaje al hablar de diabetes


UNA LECTURA PARA PROFESIONALES DE LA SALUD


¿Qué hay detrás de la frase "He sido un mal paciente, sé que me van a regañar"? ¿Alguna vez la has escuchado? ¿La has pasado por alto?


Esta es una declaración comúnmente utilizada por personas que asisten a una consulta. Esta frase puede provenir de experiencias previas con profesionales de salud; es importante recalcar que su uso está vinculado a estigmas y estereotipos negativos.


La vergüenza puede ocasionar que la persona que vive con diabetes, que confía en los profesionales de la salud, evite pedir ayuda cuando sea necesario por miedo a ser juzgada o recibir una respuesta negativa.


TE INVITAMOS A:


· Investigar a qué se refiere cuando te dicen frases como "soy un mal paciente" en lugar de pasarlo por alto.


· Intenta evitar palabras como puede o no puede; debe o no debe. Esto sugiere que las instrucciones deben seguirse o de lo contrario la persona no podrá lograr una autogestión “perfecta". En cambio, utilice palabras como “podría” o “considere” o “usted podría escoger”.


· No usar la palabra "falló", ya que puede inducir a la vergüenza o implicar decepción; en su lugar, haga uso de “no fue posible” o “en esta ocasión no se logró” los cuales son más neutrales.


· Recuerda que la persona no es la suma de sus números, son los esfuerzos diarios los que importan más.


¿Algunas vez te has expresado así o has pensado algo similar? "Probablemente es uno de esos diabéticos a los que no les importa cuidarse"


No es lo más adecuado expresarse así de las personas con diabetes porque se estaría asumiendo hechos que no estamos seguros por qué razón o factores se dan.


TE INVITAMOS A:


· Intentar encontrar formas de describir la situación de la persona en lugar de proporcionar una opinión o juzgar acerca de su comportamiento.


Por ejemplo: en lugar de “El paciente no ha tenido un buen control de la diabetes y por eso ahora tiene una complicación como resultado” intente: “La persona está experimentando la diabetes, profundizaré en conocer si tiene la educación adecuada para manejar su condición”.


· Intente usar el lenguaje de "persona primero”. Por ejemplo: “Una persona con diabetes”, en lugar de “diabético”.



6 principios de buenas prácticas para las interacciones entre profesionales de la salud y personas que viven con diabetes


1. Usar un lenguaje que sea: libre de juicios o connotaciones negativas, tratando de evitar la amenaza de consecuencias a largo plazo o regaños.


2. Se recomienda el uso de un lenguaje inclusivo y basado en valores; centrado en la persona, para evitar etiquetarla por su condición. Siendo colaborativo y atractivo, en lugar de autoritario o controlador.


3. Evitar el lenguaje que atribuye responsabilidad o culpa a una persona por el desarrollo de su diabetes o sus consecuencias.


4. Usar o desarrollar un estilo de lenguaje empático que busque entender el punto de vista de la persona observada desde el ángulo de su condición, en lugar de darlo por hecho.


5. Prestar atención a las palabras o frases propias de la persona acerca de su diabetes para así explorar y reconocer los significados detrás de ellas.


6. Estar alerta al uso del lenguaje y a la comunicación no verbal, por ejemplo, su lenguaje corporal y reconocer si se puede estar creando un efecto negativo.


Es hora de evolucionar hacia un lenguaje centrado en la persona.


Referencia bibliográfica

Chinchilla P., Rojas D., Rodríguez B., Gómez P., Ortega A., Molina D., Novelo D., Giraudo F., Delgado N., Sánchez J., Griffiths G., Sethi J., & Kar P. (2020). El lenguaje importa. (Revisado ed., Vol. 1). Editorial. Desconocida


215 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo