Buscar
  • AsocMexDiabetes

¿HAY CARBOHIDRATOS BUENOS Y MALOS?



Algo que siempre debes tener en cuenta es que una alimentación saludable es pieza fundamental en el tratamiento de la diabetes, ya que influye de manera significativa en los niveles de glucosa en sangre.


Para las personas que viven con diabetes, los carbohidratos desempeñan un papel clave en la vida diaria.


También debes tener en cuenta que los carbohidratos son la fuente principal de energía para el organismo y los alimentos que los contienen deben regularse en la alimentación, ya que éstos son los nutrientes que más elevan los niveles de glucosa en sangre.


Con esto no estamos diciendo que debes restringir en su totalidad los carbohidratos, solo saber elegir los correctos para ti y tu estilo de vida, cuidar la cantidad y disfrutar de tu AUTOCUIDADO, esta es sin duda, una de las mejores estrategias para el manejo adecuado de la diabetes.


PRIMERO ¿QUÉ SON LOS CARBOHIDRATOS?


Son los nutrientes que más abundan en los alimentos. Se les conoce también como hidratos de carbono, ya que a nivel químico contienen carbono, hidrógeno y oxígeno. Son la fuente principal de energía para el organismo, imprescindibles para que nuestro cerebro funcione de manera correcta y para mantener los tejidos del organismo en buen estado.


Los carbohidratos se clasifican, de acuerdo con su estructura química, en simples y complejos ¿Cuál es la diferencia?


Los carbohidratos simples son aquellos que están formados por uno o dos tipos de azúcares, por lo que nos proporcionan energía de manera casi inmediata, ya que se descomponen rápidamente después de la ingesta. Este tipo de carbohidratos podemos encontrarlos en alimentos como la fruta, leche y yogurt, miel, mermeladas, jugos de fruta, refrescos, entre otros.


Los carbohidratos complejos son aquellos que se absorben de forma más lenta y necesitan de un mayor tiempo de digestión, por lo que no aumentan los niveles de glucosa en sangre tan rápido. Están formados por largas cadenas de moléculas de azúcar, por lo que el cuerpo tarda más tiempo en descomponerlos y proporcionan, a su vez, un reparto más equitativo de la energía que el organismo necesita para funcionar.


La mayoría de los carbohidratos complejos contienen fibra, lo que produce un aumento en el volumen del contenido gástrico que causa la sensación de saciedad. Además, un aporte adecuado ayuda a una mejor salud gastrointestinal.


Estos carbohidratos podemos encontrarlos en alimentos como harinas integrales, granos como el maíz, cebada, arroz integral, avena o germen de trigo, legumbres como los guisantes, lentejas, frijoles, habas o soya, tubérculos y raíces como la papa, la calabaza y la yuca, verduras como la espinaca, el puerro, la alcachofa, el pimentón, los espárragos o la col, frutos secos y semillas como las almendras, avellanas, nueces, pasas y pistaches, hortalizas y vegetales como el pepino, zanahoria, berenjena, tomates y los germinados, además los de hoja verde como la arúgula, lechuga y acelga, entre otros.


Cuando se ingiere un alimento rico en carbohidratos se incrementa progresivamente la glucosa en sangre, pero, como vimos anteriormente, no todos los carbohidratos elevan el nivel de glucosa con la misma intensidad.


¿SON MEJORES LOS CARBOHIDRATOS COMPLEJOS QUE LOS SIMPLES?


Los carbohidratos simples también están presentes en muchos alimentos nutritivos, como las frutas, las verduras y los lácteos, que proporcionan una variedad de nutrientes esenciales. Las frutas frescas, por ejemplo, contienen carbohidratos simples, pero también tienen vitaminas y fibra. Por otro lado, algunos carbohidratos complejos también los podemos encontrar en alimentos industrializados, lo que reduce su valor nutricional.


ENTONCES, ¿HAY CARBOHIDRATOS BUENOS O MALOS?


No hay carbohidratos “buenos o malos”, es decir, no sería el termino correcto. Sí hay que entender que hay unos más saludables que otros debido a que nos aportan otros nutrientes, como las vitaminas, por poner un ejemplo.


También recalcar que el beneficio o perjuicio no depende totalmente de la naturaleza del alimento si no del uso que hagamos de ellos en términos de frecuencia de consumo y cantidad, así como de las circunstancias fisiológicas y patológicas de cada persona.


¡La calidad de los carbohidratos que consumimos es muy importante, pero la cantidad también es clave!



Elaboró Educadora en Diabetes PLN Melissa Guillen Aguilera


REFERENCIAS

American Diabetes Association. (2021). Get smart on carbs. De ADA Sitio web: https://www.diabetes.org/nutrition/understanding-carbs?referrer=https%3A//www.google.com/


· Pilar Riobó Serván. (2018). Pautas dietéticas en la diabetes y en la obesidad. De Nutrición Hospitalaria Sitio web: https://www.nutricionhospitalaria.org/index.php/articles/02135/show#!


· Sanz París, Álejandro, Boj Carceller, Diana, Melchor Lacleta, Isabel, & Albero Gamboa, Ramón. (2013). Sugar and diabetes: international recommendations. Nutrición Hospitalaria, 28(Supl. 4), 72-80. Recuperado en 20 de agosto de 2021, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112013001000009&lng=es&tlng=en.


· Backhoff Allard, E. Rivera Hernández, N. (2018). Viviendo sanamente con diabetes. Asociación Mexicana de Diabetes.






971 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo