Buscar
  • AsocMexDiabetes

Niveles de atención y prevención en diabetes



Dentro del Sistema de Salud existen diferentes niveles de atención ¿Sabes cuáles son?


Los niveles de atención, surgen de la necesidad de conceptualizar de manera técnica y administrativa la organización del contacto de las personas con el sistema de salud, con la finalidad de satisfacer las necesidades de la población, a través de objetivos específicos para cada nivel de atención de acuerdo a su ubicación y su complejidad1 .


Por lo que, la atención en salud se organiza en tres niveles diferentes:


Primer nivel de atención


Conocido también, como el nivel de primer contacto; se considera el más cercano a la población, permite resolver las necesidades de atención básicas y más frecuentes, mismas que pueden ser resueltas por actividades de promoción de salud y prevención de la enfermedad1 . Se consideran establecimientos de baja complejidad, por ejemplo: consultorios y centros de salud, entre otros.

En este nivel de atención, en el sector público, se realizan actividades para la detección oportunidad de la diabetes2 .


Para las personas que han sido diagnosticas con diabetes mellitus tipo 2 (DM2), se brinda el tratamiento y seguimiento de manera mensual. Por otro lado, en este nivel, se llevan a cabo los Grupos de Ayuda Mutua, conocida como una estrategia para la adopción de estilos de vida saludable y que generalmente está integrado por personas con el diagnóstico de DM2 e hipertensión arterial 2.


Segundo nivel de atención


En el segundo nivel de atención, se ubican los hospitales y establecimientos que prestan servicios relacionados a la atención en medicina interna, pediatría, ginecoobstetricia, cirugía general y psiquiatría1.


Para las personas que ya cuentan con un diagnóstico previo de diabetes, en este nivel pueden recibir la atención por alguna especialidad médica de las antes mencionadas; en la mayoría de los casos, este servicio se brinda a través del proceso administrativo de “referencia” realizado de la unidad de primer nivel, al segundo nivel, cabe destacar que este proceso es frecuente en las instituciones de atención pública.


Lo que respecta para las instituciones del sector privado, es común que las personas acudan de manera directa con el especialista, de acuerdo a los procesos administrativos del hospital o establecimiento.


Tercer nivel de atención


En este nivel, se reserva la atención para problemas de salud ocasionadas por enfermedades más complejas que requieren procedimientos especializados y de alta tecnología. En México existen 164 hospitales de tercer nivel, 65% son de la Secretaría de Salud; 22% del IMSS e ISSSTE y 5% son privados3.


Ahora bien, el sistema de salud tiene como propósito el promover la salud y prevenir las enfermedades, curarlas cuando se presentan y rehabilitar a las personas enfermas. De ahí la necesidad de contar con medidas que no sólo eviten la aparición de enfermedades, como la diabetes, sino también a detener su avance y atenuar sus posibles consecuencias. Estas medidas se pueden clasificar en tres niveles de prevención de acuerdo a la presencia o no de la enfermedad, así como a la aparición de sus posibles consecuencias1.


Prevención primaria


Son todas las medidas destinadas a evitar la aparición de una enfermedad mediante el control de los factores que la desencadenan. La finalidad de la prevención primaria es disminuir el número de personas que llegan a presentar la enfermedad1.


En el caso de la DM2 algunos de los factores que la pueden llegar a causar son la presencia de obesidad, sedentarismo y tabaquismo. En México 75.2% de las personas mayores de 20 años presentan sobrepeso y obesidad, 11.4% consumen tabaco y 17.3% de los adultos entre 20 a 69 años de edad son físicamente inactivos4. De ahí la importancia de llevar a cabo estrategias de intervención primaria tanto a la población que presenta factores de riesgo como a la población general mediante actividades médicas y medios de comunicación masivos5, 6.


Prevención secundaria


Las medidas destinadas a este tipo de prevención van dirigidas al diagnóstico de las personas sin manifestaciones clínicas de la enfermedad, es decir, se buscan a aquellas personas aparentemente sanas pero que en realidad ya tienen la enfermedad para poder brindarles un tratamiento oportuno. Al mismo tiempo, estas medidas también están encaminadas a las personas con la enfermedad para evitar consecuencias que repercutan en su salud1,6.


Es importante señalar que la DM2 a menudo es asintomática en sus etapas iniciales y puede permanecer sin diagnosticar durante muchos años. El no atenderla oportunamente para llegar a un adecuado manejo contribuye al desarrollo de complicaciones que se pueden evitar o retrasar. De acuerdo con los últimos datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018-2019, en nuestro país sólo 15.3% de los adultos de 20 años y más asisten a módulos de servicios preventivos para detección de diabetes en contraste con el año 2012 cuya cifra fue del 23.7%.


Además, de las personas con DM2 que desconocían tener esta condición, sólo 19.9% acudieron a realizarse una detección por diabetes en el último año. En consecuencia, México tiene una de las tasas de no diagnóstico más altas, ya que cerca del 30% de los casos de DM2 desconocen su condición a diferencia de países europeos cuyo porcentaje oscila entre el 6 a 10%. No obstante, nuestro país ha mejorado este porcentaje de no diagnóstico en los últimos 10 años ya que ha disminuido de un 50 a un 30% gracias al incremento en el acceso a los servicios de salud de la población5,6.


En cuanto al manejo de la diabetes, se sabe que 31.8% de las personas que viven con esta condición tienen un adecuado manejo y a fin de incrementar esta cifra es indispensable incorporar la educación en diabetes como parte integral del tratamiento para lograr la autonomía de la persona en el manejo de su diabetes y mejorar su calidad de vida como lo señala la Norma Oficial Mexicana 015 para la prevención, tratamiento y control de la diabetes mellitus6,7.


Prevención terciaria


Las medidas que conforman este tipo de prevención tienen como finalidad brindar un correcto diagnóstico, tratamiento y rehabilitación física, psicológica y social a las personas. En el caso de DM2, se busca que las personas que presentan complicaciones crónicas no lleguen a alguna discapacidad por insuficiencia renal, ceguera, pie diabético, además de evitar la mortalidad temprana por enfermedad cardiovascular1,6.


En nuestro país sólo 26.3% de los adultos que viven con diabetes se realizan al menos una revisión de pies en los últimos 12 meses para descartar algún daño en nervios y únicamente 13.3% realizan una prueba de microalbuminuria para examinar la función de sus riñones. Además, en localidades menores a 100, 000 habitantes, 8.7% de las personas con diabetes acuden a revisiones oftalmológicas y 1.5% reciben educación sobre el manejo de esta enfermedad y de sus posibles complicaciones.


El lograr que las personas realicen medidas de autocuidado es un gran reto en el manejo de la diabetes y cualquier enfermedad crónica, ya que implica que la persona conozca sobre su condición y que genere habilidades para su autocuidado4,5.


Elaborado por:

Irene Cruz Pimentel. Lic. en nutrición. Educadora en Diabetes Certificada. Estudiante de la Maestría en Salud Pública en el Instituto Nacional de Salud Pública de México

Lucia Cristina Suaste Ortíz. Lic. en enfermería. Estudiante de la Maestría en Salud Pública en el Instituto Nacional de Salud Pública de México


Referencias:

1. Vignolo J, Mariela Vacarezza D, Álvarez DC, Sosa DA. Niveles de atención, de prevención y atención primaria de la salud. Arch Med Interna. 2011;XXXIII(1):11–4.

2. Secreataría de Salud. Programa sectorial de Salud 2013-2018 [Internet]. 2013 [citado 2020 Julio 13]. Disponible: http://www.calidad.salud.gob.mx/site/educacion/docs/programa_cectorial_2013-2018.pdf

3. Campos M. Infraestructura hospitalaria: debilidad extrema - México Evalúa [Internet]. 2020 [citado 2021 Jul 14]. Disponible en: https://www.mexicoevalua.org/la-infraestructura-hospitalaria-debilidad-extrema/#_ftnref3

4. Shamah-Levy T Vielma-Orozco E, Heredia-Hernandez O, Romero-Martinez M, Mojica-Cuevas J, Cuevas-Nasu L, Santaella-Castell JA, Rivera-Dommarco J. Encuesta Nacional de Salud y Nutricion 2018-19: Resultados Nacionales. Cuernavaca, Mexico: Instituto Nacional de Salud Publica, 2020

5. Villalobos A, Aguilar C, Romero M, Rojas R. Perfiles poblaciones asociados con la asistencia a servicios preventivos para tamizaje de diabetes e hipertensión. Ensanut 2018-19. Salud Publica Mex. 2020; 62(2):754-766.

6. NOM-015-SSA2-2010. (2010). Norma Oficial Mexicana NOM-015-SSA2-2010, Para la prevención, tratamiento y control de la diabetes mellitus.


7. Basto A, Barrientos T, Rojas R, Aguilar CA, López N, De la Cruz V, et al. Prevalencia de diabetes y descontrol glucémico en México: Resultados de la Ensanut 2016. Salud Publica Mex. 2020; 62(1):50–9.



172 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo