Buscar
  • AsocMexDiabetes

Diabetes en la escuela


Elaborado por: María Gabriela Fonseca Katthain, maestra y Educadora en Diabetes Certificada.


¡Hola, profesor! ¡Hola, profesora!
Imagínate que estás iniciando el ciclo escolar y te enteras de que tienes un alumno con diabetes tipo 1 o tipo 2, ¿Cuál sería tu proceder?, ¿te sientes capaz y preparado para dar la mejor atención a tu alumno?

¿Qué es lo que debo de saber acerca de la diabetes?


La diabetes es, a grandes rasgos, una deficiencia del páncreas para producir insulina, lo que ocasiona que los niveles de glucosa en sangre aumenten considerablemente.


Como sabes, el cuerpo, por medio de una serie de procesos biológicos, convierte la comida en energía con la finalidad de que podamos realizar nuestras actividades diarias como pensar, caminar, dormir, leer, jugar, etc., sin embargo, antes de que los alimentos sean convertidos en energía, es necesario que entren en nuestras células en forma de glucosa, para lo cual requiere de la insulina. La insulina es una hormona que se secreta por el páncreas y se encarga de mantener los niveles de glucosa dentro de rangos adecuados, podemos decir que la insulina es la llave que abre las células y permite que se lleve a cabo la entrada de la glucosa.


La diabetes se desarrolla porque el páncreas no produce suficiente insulina o simplemente no la produce. La diabetes hasta ahora no es curable, pero sí es controlable y no se contagia.


Diabetes tipo 1


Es el tipo de diabetes que suele presentarse en los niños y en los adolescentes y se desarrolla porque la producción de insulina por parte del páncreas es nula, ya no hay insulina. En estos casos las personas deben inyectarse insulina de 4 a 7 veces al día para que su cuerpo pueda metabolizar adecuadamente la glucosa. Algunas personas utilizan una “microinfusora de insulina”, es decir, un pequeño dispositivo electrónico que administra insulina durante el día.


Diabetes tipo 2


Es cuando la producción de insulina por parte del páncreas es insuficiente. Es el tipo de diabetes más frecuente en los adultos, pero también puede afectar a niños y jóvenes. En estos casos las personas deben tomar medicamentos para ayudar a que su cuerpo pueda metabolizar adecuadamente la glucosa, pero también hay muchas personas que utilizan insulina.



Síntomas de la diabetes


Los síntomas de la diabetes no siempre se presentan y varían en las personas, sin embargo, es importante poner atención, pues estos indican que la glucosa está elevada:

  • Cansancio

  • Hambre

  • Pérdida de peso

  • Visión borrosa

  • Muchas ganas de hacer pipí y con mucha frecuencia.

  • Náuseas

  • Vómitos

  • Dolor abdominal

  • Respiración muy rápida y profunda.


Quienes viven con diabetes, sea tipo 1 o tipo 2, deben realizar acciones diarias como:


  • Monitorear su glucosa con un glucómetro: Un glucómetro es un pequeño dispositivo portátil que sirve para medir los niveles de glucosa en el momento que se desee o necesite.

  • Realizar ejercicio: El ejercicio ayuda mucho a que la glucosa pueda regularse en el cuerpo.

  • Alimentarse adecuadamente: Una alimentación correcta facilita el control de la glucosa. Lo más seguro es que tu alumno (a) tenga ya un plan de alimentación específico que incluya todos los alimentos, pero en cantidades adecuadas.


Las cifras de glucosa deben mantenerse, la mayor parte del tiempo, entre 70 y 180 mg/dl (las metas de glucosa pueden variar un poco, dependiendo de lo que el doctor haya establecido como rango).


¡Importante!


La glucosa puede subir mucho más de los rangos establecidos y a esto se le conoce como hiperglucemia, pero también podría bajar mucho más de los rangos establecidos y a esto se le conoce como hipoglucemia.


¿Cómo saber si tiene hiperglucemia? El niño o niña puede aumentar la frecuencia de ir al baño, puede presentar cansancio, tener mucha sed, etc. Pídele que se mida la glucosa con su glucómetro, si tiene una cifra igual o mayor a 250 mg/dl llama a sus papás, es importante que estén informados.


¿Cómo saber si tiene hipoglucemia? Podría estar somnoliento, cansado, confundido, tembloroso, sudoroso, etc. Si tu alumno está en condiciones de hacerlo pide que se mida la glucosa con su glucómetro, si no puede, hazlo tú. Si tiene una cifra igual o menor a 70 mg/dl dale un jugo de 125 ml y espera 15 minutos, vuelve a tomarle su glucosa y si la cifra se encuentra arriba de 100 mg/dl quiere decir que ya está recuperado, si la cifra es menor de 100 mg/dl vuelve a darle 125 mg/dl de jugo.


La hipoglucemia se debe tratar rápidamente ya que, de no hacerlo, estará en riesgo la vida de tu alumno (a), pues la glucosa seguirá bajando y podría perder el conocimiento. Llama a sus papás e infórmalos. Si no cuentas con jugo, hay otras alternativas para darle en caso de hipoglucemia, como son: una paleta de caramelo, 4 o 5 caramelos, 4 o 5 tabletas de glucosa.



Recomendaciones:


Siempre debes creerle a tu alumno cuando te diga que quiere ir al baño, que necesita comer algo o que está indispuesto para realizar alguna actividad, por lo que es muy importante contar siempre con el glucómetro, pues es la única manera de corroborar si se encuentra en hiperglucemia o en hipoglucemia, así se podrán tomar las medidas adecuadas. Siempre debes estar atento a su comportamiento o síntomas sin ser el policía de su diabetes.


El alumno (a) siempre debe llevar consigo todas las herramientas para su cuidado (glucómetro, tiras reactivas, algodón, insulina y/o pastillas, colación, jugo, dulces, tabletas de glucosa, etc.). Hay padres de familia que prefieren dejarle el glucómetro al maestro o en la enfermería de la escuela.


¿Qué esperan los maestros de los padres?


  • Que los padres informen a la escuela sobre la diabetes de su hijo para poder ayudarlo si es necesario.


  • Que los padres capaciten a los maestros sobre la diabetes para poder resolver las situaciones que se lleguen a presentar.


  • Que los padres preparen los alimentos para su colación o lunch. Es recomendable preparar doble lunch porque, en ocasiones, los niños lo comparten con sus compañeros y estos terminan por comerse lo que le tocaba al alumno, lo que ocasiona que el niño no coma lo suficiente y que su glucosa baje (hipoglucemia).


  • Que los padres pongan al corriente al alumno con los temas vistos en clase cuando tenga consultas médicas y tenga que ausentarse.


  • Que los padres transmitan tranquilidad y seguridad al personal docente de que no tendrán preocupaciones con la diabetes de su hijo si actúan de acuerdo con lo explicado por los padres.



¿Qué esperan los padres de los maestros?


  • Que el maestro muestre disposición para aprender sobre la diabetes de su alumno.


  • Que el maestro trate a su alumno que vive con diabetes de igual forma que a sus compañeros, comprendiendo que habrá ocasiones en que este no va a estar en óptimas condiciones, pues podría tener altas y bajas en su glucosa.


  • Que el maestro les indique en qué trabajos o tareas debe ponerse al corriente en causa de ausencia por consultas médicas o enfermedad.


  • Que el maestro les transmita tranquilidad respecto a su capacidad de estar al pendiente del alumno, sin abrumarse él mismo ni abrumar al chico.


  • Es indispensable mantener la vía de comunicación abierta entre padres, escuela y maestros.


Es importante que sus compañeros sepan de la situación para así poder formar una red de apoyo para el alumno cuando lo necesite.


¿Qué actividades escolares puede realizar el alumno que vive con diabetes?


Todas. Una persona con diabetes puede hacer ejercicio, ir a museos o a cualquier excursión- Es importante tomar en cuenta que este tipo de actividades en un alumno que con diabetes pueden repercutir en los niveles de glucosa ya que, por lo general, realiza más actividad física de lo normal y, por consiguiente, se puede presentar una hipoglucemia. Para evitarlo, el maestro debe informar a los padres de familia a dónde irán, qué harán y a qué hora será el refrigerio; con estos datos los padres sabrán cuánta insulina debe inyectarse su hijo y cuáles alimentos llevará, de manera que disfrute, junto con sus compañeros y maestros, de un tranquilo y divertido paseo.


Festejos escolares


En ocasiones, las escuelas realizan festejos relacionados con alguna fecha en especial (día del niño, día de las madres, tradiciones mexicanas como día de muertos, posadas, día de reyes, etc.). En estos eventos suelen servir comida alusiva a la fecha del festejo. Puede suceder que el alumno no quiera asistir porque “no puede comer nada”, pero en realidad no es así; la escuela puede facilitar a los padres el menú que se dará ese día y así ajustar la alimentación para que el alumno pueda compartir con sus compañeros los mismos alimentos.


Una persona con diabetes puede hacer su vida normal, como la de cualquier otra persona. Todo se puede hacer con responsabilidad.


Referencias:


  1. Pérez Pastén E., Educación en diabetes, Manual de apoyo para el educador en diabetes. Tomo 2. Aspectos educativos, México, 2018.

  2. American Diabetes Association Professional Practice Committee. 6. Glycemic targets: Standards of Medical Care in Diabetes—2022. Diabetes Care 2022;45(Suppl. 1):S83–S96

  3. American Diabetes Association Professional Practice Committee. 14. Children and adolescents: Standards of Medical Care in Diabetes—2022. Diabetes Care 2022;45 (Suppl. 1):S208–S231

221 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo