Buscar
  • AsocMexDiabetes

EL PAPEL DE LAS MUJERES EN LA SALUD


Estamos plenamente orgullosas del equipo de mujeres que sostiene la AMD e impulsa cada uno de los proyectos en los que aquí trabajamos.


Somos mujeres trabajando juntas por una causa, aliadas, generando cambios.


Hoy 8 de marzo, en este día de conmemoración, queremos compartirte desde nuestra visión ¿Cuál es el papel de las mujeres en la salud?


Hablar del papel de la mujer en salud es hablar de las “cuidadoras primarias” que sin duda en cada casa existe una mujer jugando este rol sin saber que detrás hay un sin fin de cosas que se pueden hacer para ejercer este rol desde un lugar más saludable.


La mujer por género históricamente ha tenido en sus manos la oportunidad de brindar ese apoyo, esa contención, esa protección y esos cuidados que solo conocemos desde los cuidados en el seno familiar, dejando a un lado siempre la primera persona para dar todo de sí en beneficio del otro, de ese otro que comúnmente es nuestro ser amado, nuestros hijos, nuestra pareja, nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros amigos.

Pero hoy este rol por fin está siendo visibilizado y no queda más en la obscuridad, hoy hemos aprendido que hay muchas herramientas que nos enseñan a pedir ayuda cuando así se requiera y también aprender a decir que no estamos en condiciones para ejecutar ese rol como una carga sino saber que todo puede de alguna manera convertirse en un papel más democrático y compartido con la propia familia.


En épocas pasadas podemos observar casi como obligación la carga total de los cuidados a la mujer “madre” sin considerar que ella también pertenecía a este grupo familiar y alguien tenía que cuidar de ella, llegando así a colapsar emocionalmente y vivir en bornaut o sin vida propia, sin una pasión que la dominara o un trabajo que le llenara su tiempo productivo, haciendo solo eso la “cuidadora primaria” que además no se había preparado para ello y que ese papel estaba lleno de miedos y angustias.


Hoy, La mujer, la hermana, la madre, la profesionista, ha crecido a tal nivel que no sólo puede distribuir su tiempo para ella y ejercer sus derechos como persona tal cual sino sigue siendo esa mujer comprometida con los suyos, amorosa, cuidadora de su entorno y de los suyos.

Por eso, sin duda celebrar, conmemorar, reconocer el día de la mujer es alegrarnos de este camino recorrido por miles de mujeres que han hecho brecha para que esto suceda.


Gaby Allard. Educadora en diabetes, espec. en constelaciones familiares, Presidenta de la AMD


Cuando estudié Nutrición, siempre vi más mujeres que hombres en los salones, cuando impartí talleres de cocina saludable siempre vi llegar a más mujeres que a hombres, en mis consultas noto que la gran mayoría de mis citas son con mujeres. En los cursos y actualizaciones de nuevos abordajes en nutrición, me encuentro con mujeres. Hay que reconocer que en gran medida, las mujeres, somos las constructoras de la salud dentro de nuestras familias y entornos, pero hay que cuestionarnos también ¿Por qué esto es así? La responsabilidad de la salud, no debería ser asunto de un solo género.


Thalía Ríos, Publicista y Nutrióloga.


Como psicóloga me ha tocado acompañar a muchas mujeres, la mayoría de ellas lamentablemente comparten historias de abuso, desigualdad y/o violencia. Hay algo que debe cambiar en el contexto, en esta sociedad con sus formas disfuncionales. En lugar de preguntarte ¿Por qué me pasó esto a mí? podrías preguntarte ¿Por qué nos pasa esto a tantas?

Tengo la esperanza de que en el futuro el cuidado de la salud, incluyendo la salud emocional, no tenga género y sea un compromiso de todos y todas. Mi admiración y sororidad con todas las mujeres que buscan la salud en todos los sentidos para sí mismas y sus familiares. Me siento honrada y orgullosa de trabajar en el equipo AMD, conformado en su gran mayoría por mujeres, todas muy trabajadoras, comprometidas, activistas y con un sentido de responsabilidad y apoyo social inigualable. Mi experiencia me ha enseñado que juntas somos más fuertes, que juntas logramos mucho y llegamos lejos y que una mujer merece una vida libre de abusos y con igualdad de derechos en todos los sentidos.


Erika Backhoff, Psicóloga y educadora en diabetes certificada.


Hoy es inimaginable un hogar, una empresa, un movimiento social, una asociación, sin la acción latente, consciente y enérgica de las mujeres que forman parte de esta sociedad. Siempre hemos sido fuertes aún sin gritarlo a los cuatro vientos, intuitivas y empáticas ante problemas sociales incluso cuando no corresponden a intereses personales, resilientes a las adversidades y generadoras de cambios ante ellas. Hoy me siento orgullosa de pertenecer a un equipo de mujeres apoyándose entre sí para lograr metas grandes, que creen en sus ideales, los defienden y que día a día construyen un mejor entorno para los suyos, para quienes las rodean y que con su trabajo, creatividad y dedicación, impactan de sobremanera en la vida y salud de muchas otras personas.


Liliana Casasola, Diseñadora.


En la actualidad sigue habiendo una distinción muy clara en cuanto al género que lidera ciertas profesiones. Mientras cursaba la carrera de Gastronomía pude ver que la mayoría de los profesores de cocina son hombres, lo cual es un tanto indignante, ya que en los hogares sigue siendo la mujer quien, en mayor medida, se encarga de preparar los alimentos de la familia. Es como si nuestro destino fuera servir y quedarnos en casa, mas no aspirar a volvernos unas expertas en esa área y, ¿por qué no? llegar a liderarla. Ligado a esto, se nos ha dado el rol de cuidar de aquellos a nuestro alrededor, impactando a tal grado que la gran mayoría de los que nos dedicamos a la nutrición y educación en diabetes somos mujeres.

Los roles de género han ido evolucionando, sin embargo, aún falta mucho camino que recorrer. No solo las mujeres tenemos la capacidad de preservar la salud de quienes nos rodean, esta responsabilidad debe ser asunto de todos. En la AMD me he encontrado con un equipo de mujeres muy diverso, pero con el mismo objetivo, por lo que nos complementamos a la perfección. Aquí no existen estereotipos de qué podemos o no lograr, sabemos que el límite lo ponemos nosotras mismas.


Angie Macías, Licenciada en Gastronomía y artes culinarias, Nutrióloga y educadora en diabetes.


Cuando hablamos de género, no nos referimos a la mujer en sí, sino a las relaciones de desigualdad que existen entre mujeres y hombres. En el ámbito de la salud, estas desigualdades se pueden ver reflejadas en el estado, atención y participación en salud. A lo largo de mi vida he visto cada una de estas desigualdades reflejadas en amigas, madres, hijas o esposas, especialmente en la distribución de las responsabilidades y el trabajo. En donde la principal responsabilidad del cuidado y atención recae en la mujer, sin contar con algún apoyo para facilitar esta tarea que socialmente se espera que nosotras estemos disponibles, dispuestas y moralmente obligadas a proveerla en el hogar.


Caminar hacia una sociedad más equitativa es posible, si como mujeres marchamos juntas en visibilizar estas inequidades. Es por ello que me enorgullece formar parte de la AMD, pues somos un grupo de mujeres que buscamos el empoderamiento y contribuir en disminuir esta disparidad entre los géneros en la esfera social.


Irene Cruz. Nutrióloga, educadora en Diabetes.


Si volviera a nacer y poder escoger mi género, sin duda orgullosamente volvería a ser mujer. Soy mamá , esposa y odontóloga, además formó parte del gran equipo de mujeres en la AMD, mujeres que al igual que yo cumplen con muchos papeles en la vida y no se rinden, siempre buscando alternativas y tomando decisiones como todas las mujeres mexicanas, unidas y solas somos valiosas. Las mujeres también merecemos respeto, reconocimiento y equidad de género, sin condición. Si tenemos amor propio y nos unimos podemos frenar el abuso.


Iliani Monica Sanchez Jimenez , Odontóloga.


70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo