top of page
Buscar
  • AsocMexDiabetes

Factores alimentarios que alteran la glucosa


La alimentación es uno de los pilares del tratamiento de la diabetes, sin ella sería

muy complicado tener un buen control metabólico, por lo que en conjunto con el tratamiento médico, busca alcanzar niveles de glucosa adecuados en quienes

viven con diabetes, con el fin de evitar el desarrollo de complicaciones a largo

plazo.


Una de las interrogantes que surgen en las personas que viven con diabetes a la hora de seguir un plan nutricional es saber el efecto que tendrán los alimentos sobre sus niveles de glucosa. Existen varios factores alimentarios que pueden alterar estos niveles y que debemos considerar en nuestro día a día, para un buen manejo de la glucosa. Algunos ejemplos de esto son la cantidad y el tipo de carbohidratos que se van a consumir en una comida, el orden de consumo de los alimentos, y el índice glucémico.


En este blog hablaremos más a detalle de todos estos factores alimentarios que tienen distinto impacto en nuestra glucosa y mencionaremos algunos que no consideramos comúnmente, pero que también tienen una gran relevancia y son parte de nuestra vida cotidiana, todo esto con el fin de que tengas un mejor manejo de tu condición.


Carbohidratos o hidratos de carbono


Para adentrarnos en el tema comenzaremos hablando de los carbohidratos ya que estos son el factor alimentario de mayor importancia para el manejo de la glucemia. Muchos grupos de alimentos como los cereales, las leguminosas y las frutas contienen este macronutriente, el cual se descompone en nuestro cuerpo hasta formar glucosa (también llamada azúcar) y su principal función es darnos energía para cumplir con nuestras actividades.


La recomendación de consumo para una persona que vive con diabetes es muy similar a las recomendaciones de una persona que no tiene diabetes. Además de la cantidad de carbohidratos que se consumirá en cada comida, también tenemos que considerar el tipo de carbohidratos ya que esto puede modificar la respuesta glucémica, aun y cuando se estén consumiendo las cantidades adecuadas. Todo esto determinará hasta un 90% la respuesta glucémica después de los alimentos.


¿Qué cantidad de carbohidratos debería de consumir?


Para responder a esta pregunta, se debe considerar que cada persona es diferente por lo que no hay una cantidad estándar que se pueda utilizar para la población en general. Según la NORMA Oficial Mexicana NOM-015-SSA2-2010, para la prevención, tratamiento y control de la diabetes mellitus, una persona que vive con diabetes debe consumir alrededor de un 50%-60% de sus calorías totales del día a partir de los carbohidratos. Sin embargo, el porcentaje adecuado dependerá de distintos factores como la edad, el peso, el nivel de actividad física y los medicamentos para la diabetes, por tanto se debe trabajar de la mano del nutriólogo para establecer una cantidad adecuada.


¿Qué tipo de carbohidratos debería consumir?


Como ya lo habíamos mencionado anteriormente, el tipo de carbohidratos también puede afectar en nuestra respuesta glucémica, por ello se recomienda consumir preferentemente carbohidratos complejos ricos en fibra, ya que estos influyen favorablemente en la glucemia post prandial (glucemia después del consumo de alimentos). Se deben limitar los alimentos con azúcares añadidos, como los dulces y los refrescos, o que estén hechos con carbohidratos refinados, como el pan blanco, el arroz blanco y la mayoría de las pastas, ya que estos pueden elevar rápidamente los niveles de glucosa (de 15 a 30 minutos). En su lugar, se recomienda elegir carbohidratos como frutas, verduras, cereales integrales de granos enteros y leguminosas.


La fibra


Se ha comprobado que la fibra dietética es capaz de disminuir las concentraciones de glucosa en sangre en un 25%, sobre todo después de haber consumido los alimentos. Este efecto beneficioso se debe a la fibra soluble, que es capaz de retrasar la digestión y la absorción de nutrientes. Se recomienda un consumo de fibra similar al de la población general, es decir 30-40 gramos al día.


El índice glucémico (IG)


El índice glucémico o IG es definido por la FAO/OMS como la respuesta glucémica que ocasiona una comida o un alimento en comparación ya sea con glucosa o pan blanco (que se toma como referencia). A pesar de que hay alimentos que tienen la misma cantidad de carbohidratos, unos ocasionan una menor elevación de la glucemia en sangre, se piensa que es debido a que tienen una absorción y digestión más lentos.


Los carbohidratos con una digestión y absorción más rápida se consideran de alto índice glucémico, sus valores con referencia a la glucosa son mayores o iguales a 70. Los alimentos con IG medio son aquellos cuyos valores son mayores a 55 y menores a 70 y finalmente se consideran de bajo IG valores menores o iguales a 55.


Algunos ejemplos de alimentos con índice glucémico bajo, medio y alto pueden ser:

  • Índice glucémico bajo: verduras verdes, la mayoría de las frutas, zanahorias crudas, frijoles, garbanzos, lentejas y cereales integrales.

  • Índice glucémico medio: maíz dulce, plátanos, piña cruda, pasas de uva, pan de centeno, arroz integral, avena de cocción rápida.

  • Índice glucémico alto: arroz blanco, pan blanco y papas.


El estado de maduración de las frutas


Otro factor importante que altera nuestros niveles de glucosa es el estado de maduración de las frutas. Se sabe que cuanto más madura esté una fruta, mayor será su IG, ya que el almidón se transforma en azúcares simples (fructosa y glucosa). Por esto se debe moderar el consumo de frutas en un alto estado de maduración debido a que su consumo podría tener repercusiones negativas sobre nuestros niveles de glucosa. En lugar de preferir un plátano con manchas, que suele ser ideal para hacer panqués y postres por su gran dulzor, se recomienda uno un poco más verde.


El orden y la combinación de los alimentos


Un factor muy subestimado es el orden en el que consumimos nuestros alimentos. Algunos estudios han concluido que la secuencia de ingesta de alimentos puede influir considerablemente en la respuesta glucémica, estos estudios han hecho comparaciones en grupos de personas en donde se ha visto que si se comienza con verduras o una fuente de proteína (carne, pollo, pescado, etc.) los carbohidratos se absorben más lentamente y existe un menor impacto en la glucosa. Sabiendo esto se recomienda que en tus comidas comiences consumiendo verduras y/o ensalada, para posteriormente continuar con los alimentos que contienen proteína, y finalmente añadir los alimentos ricos en carbohidratos (arroz, pastas, pan, etc.).


La combinación de alimentos también es importante, ya que consumir al mismo tiempo proteína, grasas y carbohidratos retrasa la absorción de estos últimos. Un ejemplo de esto lo podemos ver al combatir hipoglucemias, ya que en estos casos se recomienda únicamente ingerir carbohidratos simples, para que de esta forma no exista nada más que intervenga en su absorción y la glucosa suba rápidamente.


El consumo de alcohol


El consumo moderado de alcohol no parece afectar de forma significativa el control glucémico, sobre todo si se tiene un buen manejo de la diabetes. Sin embargo se tiene que tener precaución al momento de consumirlo debido a que este incrementa el riesgo de hipoglucemia, tanto en personas que utilizan insulina como en aquellos que toman medicamentos orales para la diabetes. Siempre que se consuma debe de estar acompañado de una comida para evitar el riesgo de una hipoglucemia.


Con todo lo visto anteriormente podemos concluir que en ocasiones a pesar de que se esté llevando un plan nutricional adecuado, puede llegar a haber alteraciones en los niveles de glucosa principalmente después del consumo de alimentos, esto debido a que no se consideran estos factores alimentarios de gran importancia. Cuando notes que tu glucosa no está reaccionando según lo esperado considera estos puntos y coméntaselo a tu nutriólogo, seguramente encontrarán qué es lo que está interfiriendo con los objetivos glucémicos.


Elaboró. PLN.Jorge Enrique Salinas Gutiérrez. Revisión Nut. Educadora en Diabetes Angélica Macías



Bibliografía:


  • Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, División de Diabetes Aplicada. (2020). La diabetes y los carbohidratos. 15.11.2022, de Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Sitio web:https://www.cdc.gov/diabetes/spanish/living/eat-well/diabetes-and-carbohydrates.html#:~:text=%C2%BFQu%C3%A9%20cantidad%20de%20carbohidratos%20deber%C3%ADa,a%2015%20gramos%20por%20raci%C3%B3n

  • Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, División de Diabetes Aplicada. (2021). Planificación de comidas para personas con diabetes. 16.11.2022, de Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Sitio https://www.cdc.gov/diabetes/spanish/living/eat-well/diabetes-meal-planning.html.

  • NORMA Oficial Mexicana NOM-015-SSA2-2010, Para la prevención, tratamiento y control de la diabetes mellitus.

  • Riobó Serván, P. (2018). Pautas dietéticas en la diabetes y en la obesidad. Nutrición Hospitalaria, 35(SPE4), 109-115.

  • Solis, S. M. E., & Lima, G. J. S. (2022). Factores de riesgo de diabetes mellitus tipo 2 en la población de milagro perteneciente a la Parroquia de Chobo: Risk factors for type 2 diabetes mellitus in the population of milagro belonging to the parish of chobo. Más Vita, 4(3), 298-310.

  • Manuzza, M. A., Brito, G., Echegaray, N. S., & López, L. B. (2018). Índice glucémico y carga glucémica: su valor en el tratamiento y la prevención de las enfermedades crónicas no transmisibles. Diaeta, 36(162), 29-38.

  • Lijuan sol, Hui Jen Go,Melvin Khee-Shing Leow. (2019). Las respuestas posprandiales de glucosa, insulina e incretina difieren según la secuencia de ingesta de macronutrientes de la comida de prueba (estudio PATTERN). 17.11.2021, de Nutrición Clínica. Sitio web: https://www.clinicalnutritionjournal.com/article/S0261-5614(19)30154-2/fulltext#%20

786 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page