Buscar
  • AsocMexDiabetes

Hemoglobina glucosilada ¿Qué es y por qué es importante?


Elaboró: Marcela E. Vega G.


Hay mucho que aprender sobre la diabetes y hoy queremos que aprendas más sobre la hemoglobina glucosilada ya que, indudablemente, es una herramienta para valorar el manejo de la diabetes y es importante que conozcas todo sobre ella.

Hemoglobina glucosilada ¿Qué es y por qué es importante?


La hemoglobina glucosilada (HbA1c) es una herramienta muy útil que se utiliza para evaluar el manejo glucémico. La medición de la hemoglobina glucosilada refleja un promedio de la concentración de glucosa en los últimos 3 a 4 meses.


Comenzaremos explicando qué es “hemoglobina” y qué es “glucosilada”. La hemoglobina es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre, a estos glóbulos rojos también se les conoce como eritrocitos. La hemoglobina le da a la sangre su color rojo tan característico, además, tiene una importante función en el cuerpo: transportar el oxígeno a los órganos y tejidos del cuerpo y el dióxido de carbono desde los órganos y tejidos hasta los pulmones. Cada glóbulo rojo vive aproximadamente 3 a 4 meses. Por otro lado, el término “glucosilada” se refiere al resultado del proceso de la unión entre la glucosa y la hemoglobina, en términos más sencillos, podemos decir que se refiere a la glucosa que se pega a la hemoglobina.


¿Qué tiene que ver la HbA1c con las cifras de glucosa?


La unión de la glucosa a la hemoglobina es proporcional a la cantidad de glucosa que exista en la sangre, es decir, mientras más elevada sea la glucosa en sangre, más de esta se unirá a la hemoglobina del eritrocito, produciendo más hemoglobina glucosilada.


¿Por qué es importante en la diabetes?


La prueba de hemoglobina glucosilada es muy importante, pues es la principal herramienta para evaluar el control glucémico y, además, tiene valor predictivo respecto a las complicaciones crónicas de la diabetes, es decir, existe una relación directamente proporcional entre los niveles de hemoglobina glucosilada y la presencia de complicaciones crónicas, que son aquellas que afectan al corazón, los ojos, los riñones y los nervios.



¿Cuándo debe realizarse la medición de hemoglobina glucosilada?


De acuerdo con las guías de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) la prueba de hemoglobina glucosilada debe realizarse en todas las personas con diabetes como parte del cuidado continuo y debe medirse al menos dos veces al año para determinar si los objetivos glucémicos han sido alcanzados y mantenidos. En algunos casos puede requerirse que la medición se haga con más frecuencia, pero eso dependerá de cada persona y será determinado por el médico de acuerdo con el tratamiento y el grado de control. La medición de hemoglobina glucosilada también puede utilizarse para la realización del diagnóstico de diabetes y de prediabetes.


¿Qué significa el resultado?


La hemoglobina glucosilada se expresa como un porcentaje, pero ¿qué significa este? La medición de la hemoglobina glucosilada refleja un promedio ponderado de la concentración de glucosa en los últimos 3 a 4 meses (recuerda que un glóbulo rojo tiene una vida de 3 a 4 meses). Promedio ponderado significa que el resultado tiene una contribución en porcentaje o peso diferente en cada mes, reflejando más el nivel glucémico promedio del mes inmediato anterior a la medición. Esto significa que las concentraciones más recientes de glucosa afectan más a los valores de hemoglobina glucosilada.


Cada 1% de la hemoglobina glucosilada representa una cifra aproximada de 29 mg/dl de glucosa, aunque puede variar un poco, así que, una hemoglobina glucosilada de 5% significa un promedio de glucosa en sangre, aproximadamente, de 97 mg/dl, mientras que un porcentaje de 10% representa un promedio de 240 mg/dl.


Como puedes ver, a mayor cifra de glucosa en sangre, mayor será el porcentaje de la hemoglobina glucosilada.


¿Cuál es la cifra adecuada de hemoglobina glucosilada?


La Asociación Americana de Diabetes establece como meta un valor menor a 7%, sin embargo, esta cifra debe considerarse únicamente como un punto de referencia y no como una meta para todas las personas, pues la meta de cada persona es diferente y el médico debe determinarla con base en las características de cada uno (edad, tiempo de evolución de la diabetes, tipo de tratamiento, riesgo de hipoglucemia, etc.).


Importante: La hemoglobina glucosilada no lo es todo


Aunque la hemoglobina glucosilada se considera un buen referente del control glucémico, no debe considerarse como el único y siempre debe correlacionarse con los resultados del automonitoreo diario, pues la HbA1c tiene algunas desventajas que podrían ocasionar la creencia de que se está dentro del rango adecuado, sin ser así. Recuerda que se trata de un promedio, por lo que podría suceder alguna situación como la siguiente: Una persona con cifras de glucosa elevadas (hiperglucemia) que alterna con cifras bajas (hipoglucemia) podrían resultar en un promedio “normal”, es decir, con una HbA1c dentro del rango, lo que haría pensar que se está en control, pero ya vimos que esto no es así, por esto resulta tan importante realizar también el registro de los resultados del automonitoreo de la glucosa, pues estos serán de mucha utilidad para correlacionarlos con el resultado de la hemoglobina glucosilada con la finalidad de tomar decisiones oportunas respecto al manejo de la diabetes.


Referencias:


  1. Pérez Pastén E., Educación en diabetes, Manual de apoyo para el educador en diabetes. Tomo 2. Aspectos educativos, México, 2018.

  2. American Diabetes Association Professional Practice Committee. 6. Glycemic targets: Standards of Medical Care in Diabetes—2022. Diabetes Care 2022;45(Suppl. 1): S83–S96.

  3. International Expert Committee, report on the role of the A1C assay in the diagnosis of diabetes. Diabetes Care, 2009 Jul; 32(7):1327-34.


2507 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo