Buscar
  • AsocMexDiabetes

¿Qué pasa en la piel de una persona que vive con diabetes?


La piel es una barrera protectora frente al medio ambiente, que regula la temperatura, absorbe la radiación ultravioleta (UV) y posee diferentes capacidades propias como órgano parte del sistema inmune y endocrino que se mantiene en constante interacción con órganos internos.


La prevalencia general de trastornos cutáneos en la diabetes mellitus tipo 1 y 2 varía del 51.1% al 97% en diferentes regiones del mundo. Los trastornos cutáneos en personas con DM están altamente correlacionados con el manejo de la glucosa.


La diabetes es un trastorno crónico del metabolismo que se caracteriza por la presencia de glucosa en sangre en grandes cantidades debido a alteraciones de producción o acción de la insulina. El manejo inadecuado de la condición se relaciona con el desarrollo de complicaciones crónicas. La piel no es la excepción y las manifestaciones cutáneas de la diabetes mellitus son variadas; se estima que el 30% de las personas con diabetes presentan algún tipo de afectación cutánea.


La regularidad y presentación clínica de estas manifestaciones depende de la edad, la etnia, el tipo de diabetes y el manejo adecuado de la misma, entre otros factores. Los cambios cutáneos pueden ser la primera manifestación de la diabetes, de un control subóptimo o de un estado de prediabetes.


La hiperglucemia produce modificaciones bioquímicas entre las proteínas y los carbohidratos, lo que favorece la producción de AGE (Productos de Glicosilación Avanzada), estos se ven involucrados en el envejecimiento de la piel. Los AGE se encuentran en personas que viven con diabetes (alrededor de 10 años de tener diabetes) y pueden acumularse en algunas proteínas como en el cristalino del ojo, la mielina del sistema nervioso central, las paredes de los vasos sanguíneos y también en el colágeno. La acumulación de la mayoría de estos productos altera las propiedades mecánicas de la piel a través de la pérdida de elasticidad, flexibilidad y solubilidad, lo que limita su funcionalidad.


Las manifestaciones cutáneas en personas con diabetes se clasifican principalmente en cuatro categorías especialmente:



1. Lesiones cutáneas con asociación al manejo de la diabetes

3. Manifestaciones cutáneas de complicaciones crónicas relacionadas con la diabetes (microangiopatía, macroangiopatía, neuropatía).

2. Infecciones (bacterianas, fúngicas)

4. Reacciones cutáneas al tratamiento de la diabetes (sulfonilureas o insulina)


En la diabetes tipo 2 los cambios cutáneos más frecuentes son: la xerosis, la dermopatía diabética y el prurito.


La xerosis (piel seca) es causada por un estado de hidratación reducido de una de las capas externas (estrato córneo) de la epidermis o una disminución de la actividad de las glándulas sebáceas en personas con diabetes. Además, la aparición de xerosis puede verse afectada no solo por el tipo de diabetes, sino también por los cambios regionales en el clima y la humedad.


Las recomendaciones para estos casos es la hidratación a través de productos dermatológicos específicos, ya que aumentan el nivel hídrico y también ayuda a corregir los niveles de lípidos; la hidratación restaura la elasticidad del estrato córneo, por lo que la piel parece más firme y fuerte.


Por otro lado la dermopatía diabética, es la manifestación cutánea más frecuente, especialmente en DM tipo 2. Está presente en 30 a 40% de los casos y afecta dos veces más a hombres que a mujeres. Son lesiones hiperpigmentadas (café-marrón), ovales o circulares, sin escamas ni costras en su superficie, aisladas o agrupadas.


En la mayoría de los casos se localizan en las piernas (zona pretibial), sin embargo pueden encontrarse en los antebrazos o los muslos. La incidencia de esta enfermedad se relaciona con un manejo inadecuado de la diabetes, se ha demostrado un incremento de ésta con niveles altos de hemoglobina glucosilada. Las manchas pretibiales pueden ser un marcador cutáneo de afección microvascular en otros tejidos, por lo que las personas con esta alteración cutánea pueden presentar además nefropatía, retinopatía y neuropatía.

El prurito (picazón de la piel) es causado por la diabetes descontrolada. La razón puede ser una infección de hongos tipo levadura, piel seca o mala circulación. Cuando la mala circulación es la causa de la picazón, es posible que las zonas que más le piquen sean las partes inferiores de las piernas.


¿Qué medidas debo tomar para el cuidado de la piel?


Lo más importante es tener un manejo óptimo de la diabetes, teniendo una buena alimentación, automonitoreo frecuente y tomando los medicamentos correctamente. Además de acudir a un dermatólogo que pueda resolver dudas y pueda prescribir productos formulados específicamente para estos casos.

Como recomendaciones es importante, que después de cada baño sean secados completamente los pliegues del cuerpo como: axilas, cuello, ingles para evitar la humedad y la aparición de infecciones; evitar rascar cicatrices o costras, usar crema y jabón suave.

Siempre es importante, vigilar la piel ya que si se percibe alguna decoloración o enrojecimiento, hinchazón, esto debe ser evaluado por un profesional de la salud.


Elaborado por PLN. Educadora en Diabetes. Josefina Badillo Reyes


Referencias:

Secretaria de Salud (2018). Los cuidados de la piel en personas con diabetes. gob.mx. En: https://www.gob.mx/salud/documentos/los-cuidados-de-la-piel-en-personas-con-diabetes

Fuentes-Nava, A. G (2015). La importancia de la piel en la diabetes mellitus. Revista de Medicina e Investigación. ELSEVIER. En: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medicina-e-investigacion-353-articulo-la-importancia-piel-diabetes-mellitus-S2214310615000254

Diego, Z. P (2001) Manifestaciones cutáneas de la diabetes | Medicina Integral. ELSEVIER. En: https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-articulo-manifestaciones-cutaneas-diabetes-13015296

Miracle, S y Barreda, F (2005) Manifestaciones cutáneas de la diabetes mellitus, una manera clínica de identificar la enfermedad. Revista de Endocrinología y Nutrición. Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología. A.C. pp. 75-87.

Farías M, Serrano V y Hasson A. (2011) Diabetes Mellitus y piel: lesiones cutáneas y su significado clínico. Revista Chileno Endocrinología. p.26.

Crizón DP, Morales CA. Manifestaciones Dermatológicas de la Diabetes: Clasificación y Diagnóstico. IATREIA. p. 239.

Macedo, GM, Nunes, S. y Barreto, T. (2016). Trastornos de la piel en la diabetes mellitus: una revisión epidemiológica y fisiopatológica. Diabetología y síndrome metabólico, 8 (1), 63. https://doi.org/10.1186/s13098-016-0176-y


528 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo